sábado 16/1/21

Reportaje | Los vecinos del barrio de Adormideras se quedan sin pan los domingos

Adormideras es un barrio ubicado en un enclave especial, rodeado por mar y zonas verdes, y un tanto apartado, lo que tiene sus beneficios y sus desventajas. Desde hace unas semanas, este apartado contiene una más, ya que los domingos solo un negocio.

La panadería se encuentra a la entrada del mercado de Adormideras | javier alborés
La panadería se encuentra a la entrada del mercado de Adormideras | javier alborés

Adormideras es un barrio ubicado en un enclave especial, rodeado por mar y zonas verdes, y un tanto apartado, lo que tiene sus beneficios y sus desventajas. Desde hace unas semanas, este apartado contiene una más, ya que los domingos solo un negocio vendía pan y otros artículos básicos, pero un cambio municipal provoca que la panadería “Royma” ya no abra y, por lo tanto, los vecinos tengan que trasladarse a otros lugares cercanos como Monte Alto para comprar ese alimento indispensable en las mesas de muchas casas.

La razón es que este negocio, que está ubicado dentro de las dependencias del mercado municipal, recibió hace unas semanas la notificación de su cambio de concesión a formar parte de la plaza de abastos, que no abre los domingos. Entonces, a su dueña, María Jesús García, le dieron una alternativa, pero que suponía un riesgo demasiado alto que no está dispuesta a correr.

“No se querían hacer cargo de abrir y cerrar, y yo tampoco”, explica la propietaria, quien asegura que durante la semana existe un conserje encargado de la apertura y cierre del mercado, incluso por las tardes cuando no hay nadie, pero no los domingos.

“Me hicieron firmar un papel conforme me hacía cargo de todo y me entregaron las llaves para que abriese y cerrase yo, pero me puede costar más si hay un golpe, o cualquier problema, que lo que vendo los domingos”, añade la dueña del negocio.

De esta manera, los vecinos de Adormideras si quieren comer pan los domingos tienen que desplazarse hasta otro barrio ya que ahora no hay ningún punto que lo venda desde este cambio. Así, la mejor opción es transitar hasta puntos de Monte Alto, el lugar más cercano a Adormideras.


Doble insatisfacción
María Jesús García lamenta esta situación por dos motivos. Uno de ellos son los beneficios que obtenía los domingos, cantidades que “venían bien” al negocio, en parte propiciadas porque la gente no subía a Monte Alto u otros lugares de la ciudad ese día.

De hecho, hace algún tiempo tuvo que aumentar su abanico de productos debido a las necesidades dominicales de los clientes, que encontraban en este establecimiento un punto de salvación cuando no tenían más alternativas en el barrio.

El otro motivo son los propios clientes, muchos de los cuales figuran en la lista de habituales de la panadería “Royma” durante las cerca de dos décadas que lleva abierto el negocio y que ahora tienen que buscar otras alternativas dominicales. “Algunos lo entienden y otros no, yo lo siento muchísimo por ellos”, destaca la propietaria de la panadería.

Comentarios