jueves 02.04.2020

El PSOE se enfrenta a un gobierno en minoría con acuerdos puntuales o a ir en coalición con la Marea

El futuro de Xulio Ferreiro y su posible sucesión son factores que pueden influir a la hora de las negociaciones 

Posibles escenarios en las votaciones de los plenos
Fuente: el ideal gallego
Posibles escenarios en las votaciones de los plenos Fuente: el ideal gallego

La futura alcaldesa, Inés Rey, compareció ayer para abordar la formación del próximo Gobierno local, aunque dio pocas pistas con un discurso marcado por la cautela y dejando claro que no precipitará ninguna decisión. La cabeza de lista tiene hasta el 15 de junio para encontrar la fórmula con la que encabezar el próximo gobierno, un período de casi tres semanas en el que tendrá que decidir internamente el camino a seguir, pero también depender en cierta medida de la Marea Atlántica, clave para facilitar un gobierno socialista, a la inversa de lo que sucedió hace cuatro años.


Los nueve concejales obtenidos por el PSOE son insuficientes ya que para formar gobierno necesita el respaldo de al menos cinco votos más de otra formación, por lo que solo le servirían la Marea y el PP, con el que parece imposible cualquier tipo de acuerdo. Así, la Marea se verá en la tesitura de facilitar un gobierno socialista o uno popular. El PP se haría automáticamente con la Alcaldía por ser la fuerza más votada si Inés Rey no logra los apoyos necesarios el 15 de junio.

Escenario probable
Con este escenario, lo más probable parece que la Marea apoye a Rey como alcaldesa y una vez decidido ese paso, llegará lo más delicado, las negociaciones sobre un gobierno en coalición o en minoría. La candidata del PSOE aseguró que no perderá “ni un minuto” para “construir una mayoría que dé respaldo a la decisión que mayoritariamente tomaron los ciudadanos”. 


A pesar de no querer que pase mucho tiempo, Inés Rey dijo que “cuestiones prematuras no se van a dar”, a lo que añadió que quiere “respetar los tiempos” tanto de su partido como del resto, un mensaje que parece ir dirigido hacia la Marea, que esta semana espera aclarar el futuro de Xulio Ferreiro y su posible marcha.


El PSOE permitió a la Marea hace cuatro años gobernar en minoría, pero durante todo el mandato ambas formaciones alternaron momentos de sintonía con otros de desacuerdo, lo que antoja complicado que los socialistas vayan a permitir la entrada de miembros de la Marea en el gobierno. Esto supondría que el PSOE afronte un mandato con dificultades similares a los que tuvo la Marea, con  problemas para sacar adelante asuntos en el salón de plenos sin hacer concesiones. 


Sin embargo, ahora los socialistas cuentan con el factor BNG, que con sus dos concejales podría facilitar la aprobación de asuntos de manera puntual ya que así permitiría superar a una posible votación en contra de los nueve ediles del PP y el de Ciudadanos. Esto siempre que la Marea no vote en el mismo sentido que los populares, un escenario difícil de imaginar debido a sus visiones opuestas. La igualdad de ediles entre el PSOE y el PP no supone un obstáculo directo en caso de empate ya que el voto del alcalde tiene valor doble en caso de igualada.

La estrategia y la configuración de gobierno no serán decisiones únicas de la candidata, quien ya adelantó que siguiendo la tradición del PSOE se tendrán en cuenta las opiniones de otros sectores del partido. Con este panorama, a Inés Rey se le plantea un nuevo escollo que superar tras pasar las pruebas de las primarias del Partido Socialista, hace siete meses, y antes de ayer las elecciones municipales. 

A la espera
La bajada de la Marea en las elecciones municipales hace que la formación atraviese horas en las que analiza su futuro, que parece muy probable que pase por la marcha del hasta ahora alcalde, Xulio Ferreiro, quien asumió la responsabilidad de los resultados.


El candidato de la Marea DIJO el domingo que esta semana anunciará su decisión, aunque fuentes próximas al partido dan casi por hecho que no seguirá. Esto provocará que se produzcan movimientos y negociaciones internas en el seno de la formación, que deberá afrontar un nuevo escenario en un segundo plano.


En ese nuevo panorama el mejor colocado para asumir el liderazgo es el edil de Regeneración Urbana y número 3 de la lista, Xiao Varela, uno de los hombres de mayor peso en el mandato y que vio cómo aumentaban sus competencias además de asumir varios de los asuntos más relevantes de los afrontados. 


La salida de Ferreiro provocaría la entrada en la corporación de Iago Martínez, número 7 de la lista y jefe de gabinete del alcalde, quien cuenta con el respaldo de ser uno de los fundadores del partido, pero también con el lastre de ser el responsable de la estrategia de gobierno y de campaña. El pasado domingo fue el encargado de comparecer a las nueve de la noche para anunciar que no valorarían los resultados hasta que estuviese avanzado el escrutinio, una muestra de que puede ser uno de los actores principales.

Comentarios