martes 27/10/20

La obra de Linares Rivas bloquea el principal acceso al centro urbano

Las tareas de pavimentación de la avenida de Linares Rivas provocaron a primera hora de ayer el completo bloqueo del tráfico en el centro de la ciudad. El atasco en Alfonso Molina se extendió durante varios kilómetros

Muchos empleados llegaron tarde a sus puestos de trabajo por la falta de previsión de las obras | pedro puig
Muchos empleados llegaron tarde a sus puestos de trabajo por la falta de previsión de las obras | pedro puig

Las tareas de pavimentación de la avenida de Linares Rivas provocaron a primera hora de ayer el completo bloqueo del tráfico en el centro de la ciudad. El atasco en Alfonso Molina se extendió durante varios kilómetros y los conductores se vieron atrapados durante largos períodos de tiempo en sus vehículos por la falta de un plan de contingencias que canalizara el tráfico por otros accesos al centro de A Coruña.


El martes se empezaron a registrar los primeros atascos, en este caso de escasos minutos, en la desembocadura de la avenida de Alfonso Molina en Linares Rivas debido a la colocación de los distintos elementos de restricción al tráfico, pero ayer con los trabajos completamente en marcha la situación empeoró de manera notable.


Cientos de conductores se quedaron parados con sus vehículos particulares en la principal arteria de entrada a la ciudad así como en Linares Rivas a primera hora de la mañana por la confluencia del caos circulatorio habitual con la restricción de circular por el carril más próximo al puerto en sentido entrada a la ciudad.


A pesar de que ya el martes se desplegaron algunos agentes de la Policía Local para controlar el correcto funcionamiento de la circulación, la presencia de trabajadores y máquinas y la falta de habilitación de una ruta alternativa dificultaron a los vecinos llegar a tiempo a sus trabajos o a hacer sus recados.


Las retenciones fueron kilométricas en la hora punta. Tanto que las colas de turismos, camiones y autobuses llegaron hasta la Ponte da Pedra en los peores momentos. Es decir, alcanzaron prácticamente los últimos edificios del barrio de Matogrande, muy en la periferia y cerca de la salida de la autopista AP-9.


Esto conllevó que muchos conductores se quejaran de la falta de previsión pues en el mejor de los casos pasaron media hora o 45 minutos atrapados en el acceso a la zona centro. Otros tuvieron que esperar incluso hora y media para llegar a su destino.


Una vez disipado este bloqueo la jornada transcurrió con atascos más puntuales, dado que el corte se ha realizado prácticamente justo en la bajada del viaducto final de Alfonso Molina. Además, la adecuación de un espacio para el paso de autobuses –con pintura amarilla de obra– causó cierto desconcierto porque no se indicó de forma directa la limitación para el resto de vehículos.

Comentarios