lunes 25.05.2020

La obra de la cubierta de Riazor acaba con más de tres meses de retraso

Los trabajos se prolongaron durante más de medio año, el doble de lo previsto en el proyecto

Los operarios todavía continuaban trabajando ayer en la cubierta y en Manuel Murguía | pedro puig
Los operarios todavía continuaban trabajando ayer en la cubierta y en Manuel Murguía | pedro puig

La obra de la cubierta del estadio de Riazor finalizó ayer después de seis meses y medio de trabajos, más del doble de tiempo que se había previsto inicialmente, tres meses.

El Gobierno local anunció que ayer se les comunicó el final de estos trabajos, con los que se completó una inversión de 7,2 millones de euros y que supuso la renovación de las cubiertas de todas las gradas así como la sustitución de las estructuras que las sostiene.

La renovación de las cubiertas debería haber estado lista para el mes de septiembre, cuando el Deportivo jugase sus primeros partidos de liga de la temporada y con esa previsión se comenzaron los trabajos a finales de mayo.

Sin embargo, el progreso de las obras evidenció que esto no sería así y el club blanquiazul disputó sus tres primeros encuentros a domicilio y el primero en Riazor no llegó hasta el 9 de septiembre. Este fue el primero de cuatro partidos en los que miles de socios tuvieron que ser reubicados en otras gradas. 

Después se disputaron otras cuatro jornadas en las que ya no hubo reubicaciones, pero todavía con las grúas y otros elementos en el exterior del estadio, lo mismo que sucederá mañana cuando el Zaragoza visitará el feudo blanquiazul.

Este será el último encuentro, según explicó el concejal de Regeneración Urbana, en el que todavía se encuentren estas estructuras en el entorno del estadio. En los próximos días se irán retirando paulatinamente, pero la tarea requerirá de varias jornadas por la dificultad que implica retirar la grúa que todavía permanece, para lo que será necesaria la asistencia de otra grúa.

Además, está previsto que el martes de la próxima semana concluyan los trabajos de ampliación de la acera de Manuel Murguía más adyacente al estadio.

Esta actuación supondrá la eliminación de plazas de aparcamiento, pero Varela apuntó que las obras que se están realizando en el polígono de Náutica van “moi avanzadas” y será en este espacio en el que se habiliten nuevos aparcamientos para reemplazar los que desaparecen.

La renovación de las cubiertas del estadio contó con un presupuesto de 7,2 millones de euros, uno de los cuales lo aportó la Diputación.

El edil no aclaró si se produjo algún sobrecoste en la intervención, aspecto que se conocerá cuando se lleve a cabo la liquidación de la obra. 

Hace un mes y medio una Inspección de Trabajo requirió la instalación de una pasarela sobre la cubierta para garantizar la seguridad de los trabajadores de mantenimiento, una actuación con un coste de 210.203 euros.

Comentarios