lunes 26/10/20

Objetivo: diez kilos de pelo solidario

Primero fueron los “quimions” con los que forrar las bolsas de suero de personajes animados y superhéroes. Hoy hay más de siete mil esperando la sonrisa de los pequeños que tienen que pasar por un tratamiento como el de quimioterapia y no solo del Materno Infantil.

La idea es engordar las estanterías del banco de pelucas del Abente y Lago
La idea es engordar las estanterías del banco de pelucas del Abente y Lago

Primero fueron los “quimions” con los que forrar las bolsas de suero de personajes animados y superhéroes. Hoy hay más de siete mil esperando la sonrisa de los pequeños que tienen que pasar por un tratamiento como el de quimioterapia y no solo del Materno Infantil. El proyecto sumó agujas e hilos suficientes como para cubrir los centros sanitarios de toda la comunidad gallega. La capitana de la idea, Patricia Campos, no tiene pensado dejar de enhebrarlas con el fin de hacer más grande el círculo, ahora ya con una imagen fija, la que está trazando con su lápiz el diseñador Pablo Ientile, ilustrador de “El Mundo” y padre de logos como el de Canal +. 
Al mismo tiempo, la promotora suma un segundo reto y lanza al viento la campaña “Dona pelo, dona sonrisas”, para la que ya ha convencido a seis peluquerías de la ciudad y el área. Se trata de juntar diez kilos de mechones que sirvan para confeccionar ocho pelucas más para los enfermos oncológicos. 
Cuenta Patricia que el Abente y Lago dispone desde hace dos años de un banco de melenas artificiales, de pañuelos y turbantes para las afectadas, donde pueden elegir la que mejor se adapta a su cabeza con la única condición de devolverla una vez que termine el tratamiento. De esta forma, Campos pretende engordar las estanterías de la sala con más modelos para que la gente sin recursos tenga la opción a ponerse una de ellas: “Para fabricar una peluca de pelo corto se necesitan 125 gramos” así que con mil no llegará a la decena, pero sí será el comienzo de una carrera que espera no tenga fin cuando una de estas asciende a 800 euros. Y si Blanco y Negro, de Ramón y Cajal, y Fan Look, de Marineda City, cambian un trofeo peludo de 15 centímetros a cambio de un corte, Malu lo deja a tres euros y el centro Elisa Giménez recoge donaciones de pelo pero como ellos no usan la tijera, dan a escoger a los solidarios entre una manicura, masaje en piernas o espalda y arreglo de cejas gratuito. Desde Vilaboa, Wapos estilistas, y Aquareal, de Novo Mesoiro, son los fichajes de esta semana. Todos se comprometen a recoger pelucas y pañuelos para alimentar el armario del hospital coruñés, organizado por la Asociación Española contra el Cáncer, que firmó un convenio con una firma murciana para materializar el encargo. 
Patricia Campos abre la convocatoria a todos los estilistas de la ciudad. Siguiendo otras iniciativas como la de “mechones solidarios”, A Coruña no podía ser menos y la campaña que se mueve a través de las redes sociales busca guedejas de 15 centímetros, que es lo mínimo porque “se van anudando pelo a pelo y siempre se pierde largo”. 
Si consigue su propósito, en poco tiempo el proyecto tendrá una casa en la que vertebrar toda la actividad de los “sueros amables”: “Con los personajes teníamos el problema del copyright y de esta forma, con un diseño consolidado es más fácil”. Los niños se aliarán con la nueva criatura y ninguna mujer se quedará sin su peluca o turbante.

Comentarios