lunes 09.12.2019
JULIO ABALDE RECTOR

“Necesitamos líneas claras de especialización para poder ser referentes”

Un año después de ser elegido rector de la Universidad, Julio Abalde se muestra satisfecho por lo conseguido en estos meses, incluida la aprobación del plan de reestructuración.

Julio Abalde fue elegido en diciembre del año pasado como rector de la Universidad, cargo del que tomó posesión en enero	pedro puig
Julio Abalde fue elegido en diciembre del año pasado como rector de la Universidad, cargo del que tomó posesión en enero pedro puig

Un año después de ser elegido rector de la Universidad, Julio Abalde se muestra satisfecho por lo conseguido en estos meses, incluida la aprobación del plan de reestructuración. Para el segundo ejercicio quiere que el centro concrete hacia dónde se va a dirigir para ser un referente y una revisión académica.

¿Cómo recuerda el día en que fue elegido?
Fue muy intenso, de mucha alegría, la culminación de muchos años de trabajo y de mucha gente detrás. Al día siguiente fue de responsabilidad.

¿Cómo fue el primer año?
De poner en marcha muchos proyectos que surgirán en los próximos meses. El equipo es casi todo nuevo, por lo que fue para que la gente se pusiera al día de su actividad y ahora empezarán a notarse los frutos.

¿Ha sido como esperaba?
La cosa estaba más o menos prevista, siempre tienes la sensación de que te hubiese gustado hacer más cosas y más rápido, pero estamos en una situación de dificultad porque fue un año de mucha interinidad, pero los objetivos están cumplidos de manera suficiente.

¿Qué le gustaría haber hecho?
Estamos visitando los centros planteando la cuestión de definir estratégicamente lo que quiere ser la Universidad y una revisión de la oferta académica desde el punto de vista de titulaciones y de cómo desarrollarlas.
¿Y qué que quiere ser?
Un ejemplo es el Campus Industrial de Ferrol, que definió unas líneas estratégicas generales, se hizo un trabajo muy interesante que ahora se está poniendo en marcha. Son iniciativas que están suponiendo un revulsivo también para la ciudad y queremos que eso mismo se haga aquí.

¿Y la revisión académica?
Es una cuestión a hacer en colaboración con los centros, que son los que saben de verdad. Los empleos que tendremos en diez o quince años no van a ser los mismos de ahora y eso tiene acompañado una formación. Tenemos que ser proactivos para ofrecerla, no podemos estar formando a los profesionales que se necesitaban hace cinco años o ahora, igual que tenemos que desarrollar la ciencia y el conocimiento que se van a necesitar. No tiene que ser con titulaciones nuevas, sino ver qué perfil de titulados estamos obteniendo y si se corresponden.

¿De qué está más orgulloso?
Fue un año convulso por las medidas que se tomaron desde la gestión económica a la reestructuración de unidades académicas. Logramos que la situación se normalizara desde el punto de vista de la sociedad, una evolución en los departamentos en un clima de tranquilidad interno y de lo más orgulloso estoy es de que se haya cambiado la imagen y la idea que la sociedad tiene de nosotros, estamos en vías de ser una institución querida y reconocida.

Hace unas semanas el nuevo gerente también mencionaba esa apertura a la sociedad.
Tenemos que colaborar cada vez más con la sociedad, ser partícipes de la vida social, cultural y económica de nuestro entorno y en eso trabajamos con distintas administraciones, empresas y entidades, es un camino que tenemos que explorar, tenemos cosas que aportar y recibir.

¿Y también al extranjero?
Trabajamos en la búsqueda de títulos conjuntos con otras universidades. Tenemos que mantener la movilidad y que el número de alumnos extranjeros se incremente porque es uno de nuestros indicadores más bajos y para hacer eso necesitamos que sea con reconocimientos de títulos.

¿Qué retos se marca para el segundo año?
Queremos acabar con una definición clara de las líneas de especialización del campus para ser referentes en eso que nos marquemos, tenemos que potenciar la actividad de nuestros centros tecnológicos e intensificar las funciones de internacionalización.
¿Cómo vivió el proceso de aprobación del plan de racionalización de departamentos?
Con normalidad. Soy docente y comprendo que a la gente no le gusta que le cambien su situación. Cualquier medida que suponga un cambio de estatus en las áreas de conocimiento o en los departamentos va a provocar rechazo inicial, pero quiero agradecer a la comunidad universitaria la comprensión que tuvieron ante esta modificación, que es radical. Valoro mucho todo el proceso, que excepto centros muy puntuales y muy minoritarios, lo que se ha logrado fue en base al consenso y al diálogo, ni es lo que pensaba el equipo de gobierno ni lo que pensaban los centros.

¿Esperaba que hubiese voces discordantes como las hubo?
Es inevitable, lo único que siento es que no se expresasen en el claustro, pero no fue nada que no estuviese dentro de lo previsible.

¿Cuándo estará terminado el proceso?
Están convocadas las elecciones y en el momento en que finalicen se constituirán los órganos y a partir de ahí ya estarán los centros formados, elegirán a su nuevo director y estará finalizado.

¿Cómo se mejora el presupuesto de la Universidad?
Me preocupa porque partimos de una situación y ahora tenemos otra, con lo cual ya se pueden sacar conclusiones. El plan supone una mejora porque fija los criterios a nivel estructural y de resultados. Los criterios en cuanto a resultados son perjudiciales, somos la que más ha mejorado en ambos apartados, sobre todo en resultados, pero no hemos incrementado en financiación porque se produce un efecto de vasos comunicantes por un descenso en la parte estructural. La comisión de seguimiento ya tiene comparativas de dos años y tendrá que ver si está funcionando en los objetivos de suficiencia, sostenibilidad y eficiencia y en los dos primeros no se está cumpliendo, por lo que habrá que ver cómo funciona.

Comentarios