domingo 25/10/20

Más de medio millar de personas se suman al segundo Correcán

Los amantes de los animales celebraron ayer una de sus grandes fiestas del año: la carrera solidaria Correcán organizada por CanCoruña y el Ayuntamiento a beneficio de las protectoras Amigos de los perros de Carballo, Apadán y Bass Galgos. Más de 500 personas

Los perros y sus dueños disfrutaron sin las presiones de la competición | quintana
Los perros y sus dueños disfrutaron sin las presiones de la competición | quintana

Los amantes de los animales celebraron ayer una de sus grandes fiestas del año: la carrera solidaria Correcán organizada por CanCoruña y el Ayuntamiento a beneficio de las protectoras Amigos de los perros de Carballo, Apadán y Bass Galgos. Más de 500 personas –y sus respectivos perros– se sumaron a la iniciativa deportiva y benéfica, lo que permitió ver el Paseo Marítimo luciendo una imagen muy distinta a la cotidiana. La segunda edición de esta prueba deportiva y de ocio no hizo más que refrendar que realizar actividades que impliquen a las mascotas en A Coruña tiene mucho futuro.

El Correcán comenzó ayer en torno a las 10.30 horas de la mañana con unos pocos participantes corriendo y una mayoría disfrutando del paseo con sus amigos de cuatro patas. Algo más de medio millar de personas se desperdigaron a lo largo de la carretera desde la explanada de Riazor en dirección al Acuario.

El calor que hacía ya a esas horas no impidió que muchos quisieran ganar metros con independencia de que la carrera no fuera puntuable ni tuviese un carácter principalmente competitivo. Así, cuando mucha gente aún estaba a la altura del Playa Club, unos cuantos daban ya la vuelta en los conos instalados por la Policía Local en la entrada al parking de la Casa de los Peces. No es de extrañar que algunos canes, poco acostumbrados a tanto despliegue muscular, fueran ya con la lengua de fuera.


Todos en perfecta convivencia
La fotografía de la jornada estaba más atrás, sin tantas presiones y con todos los animales en perfecta comunión. Hubo momentos en los que apenas se escuchaba un ladrido a pesar de que algunos de los dorsales repartidos por la organización llevasen aparejado más de un perro.
Pequeños o grandes, galgos o yorkshire terrier, con coleta o con bandana estrenada para la ocasión... Todos disfrutaron del día de calle con sus humanos. Incluso algunos animales con discapacidades muy visibles como contar con una pata de menos hicieron el esfuerzo de estar ahí para visibilizar el problema que sufren muchos compañeros que no cuentan con el cariño de las familias y viven en protectoras y refugios de A Coruña y otros ayuntamientos cercanos
.
También se dio una lección de compromiso a los más pequeños de la casa, muchos de los cuáles acudieron con sus padres para mostrar que ellos no son de los que abandonan. De la protección de la caminata se encargaron tanto los agentes de la Policía Local –se cortó el Paseo Marítimo en un sentido durante buena parte de la mañana– y los miembros de Protección Civil.

El dinero recaudado con la venta de dorsales por cinco euros a los adultos y dos a los niños y la colaboración de empresas como Coca-Cola o Gadis permitirá seguir manteniendo los refugios.

Comentarios