martes 27/10/20

La Marea reduce su transparencia con la delegación de poderes a las concejalías

La Marea Atlántica aprobará esta mañana en una junta de gobierno local de carácter extraordinario la modificación de las delegaciones de atribuciones a tenientes de alcalde y a concejalías desde este órgano.

En la junta de gobierno local están representadas las cuatro formaciones políticas de la corporación municipal | patricia g. fraga
En la junta de gobierno local están representadas las cuatro formaciones políticas de la corporación municipal | patricia g. fraga

La Marea Atlántica aprobará esta mañana en una junta de gobierno local de carácter extraordinario la modificación de las delegaciones de atribuciones a tenientes de alcalde y a concejalías desde este órgano.

Contrariamente a lo que propugnaban en su programa electoral, esto supone una menor transparencia en la gestión al quedar todos estos apartados bajo su amparo y fuera de la supervisión de la junta de gobierno, en la que la Marea es la única con capacidad de voto. En su propuesta, el Ayuntamiento incluirá algunos cambios que ya se presentaron en el pasado y otros nuevos, en un reflejo de los movimientos realizados durante los casi dos años de mandato que han transcurrido.
Desde su llegada a María Pita en 2015, la Marea Atlántica propulsó la transparencia como uno de sus estandartes, aunque la realidad es que las quejas desde las formaciones de la oposición por su falta de claridad en diversos aspectos ha sido una nota predominante.

Estas delegaciones, aunque no todas son nuevas –ya que algunas fueron recogidas en decretos durante estos meses–, supone una consolidación de los recortes de poder que el Ayuntamiento ha efectuado sobre la junta de gobierno en favor los concejales y sus áreas de trabajo.

Generales
Entre las delegaciones comunes a todas las áreas de gobierno se encuentra el otorgamiento de cualquier tipo de licencia o autorización con presupuesto de hasta 1,2 millones de euros, mientras que las que alcancen o superen esta cantidad todavía deberán pasar por la junta de gobierno local.

Además, otras de las modificaciones son las contrataciones que no excedan de 60.000 euros, con todos los trámites aparejados por la normativa de contratos del sector público incluidos. También figura la administración de bienes patrimoniales municipales, incluida la adquisición de bienes muebles de hasta 60.000 euros y el alquiler de bienes inmuebles hasta la misma cantidad.
La gestión e inspección de las concesiones de dominio público adscritas y el desarrollo de todos los actos de gestión económica hasta 60.000 euros son otras de las delegaciones comunes a todas las áreas de gobierno.

Otras de las cesiones son: las atribuciones en materia sancionadora que sean consecuencia de infracciones tanto leves como graves; la administración de los créditos que puedan ser librados bajo la forma de “pagos a justificar” o “anticipos de caja fija”; la gestión de los ingresos tributarios y no tributarios cuya liquidación esté encomendada a los servicios que dirigen; y la capacidad de resolver recursos administrativos delegables interpuestos contra las resoluciones dictadas por la junta de gobierno.
Concretas

En la propuesta que el equipo de gobierno dirigido por el alcalde, Xulio Ferreiro, llevará hoy a la junta de gobierno extraordinaria también se incluyen algunas delegaciones específicas que se realizarán sobre las diferentes áreas que conforman el Gobierno municipal.

Por ejemplo, en Alberto Lema, concejal de Empleo y Economía Social, recaen las delegaciones sobre los contratos administrativos y privados, la contratación de los expedientes tramitados por alcaldía, las adquisiciones o enajenaciones a título oneroso de bienes patrimoniales muebles e inmuebles que no estén recogidos como histórico-artísticos, y el alquiler de inmuebles de carácter patrimonial. En todos estos casos, el límite para que se mantenga dentro de la competencia del edil será que no superen los 300.000 euros de valor.

Además, sobre Xiao Varela, concejal de Regeneración Urbana, recaen las competencias en materia de inventario y registro de bienes inmuebles, además de otras actuaciones entre las que se excluyen las compras, enajenaciones y gravámenes de estos. Mientras, Eugenia Vieito, edil de Hacienda, tiene el poder en cuanto a las sanciones por infracciones tributarias, las decisiones en materia de personal o la gestión de la tesorería y la deuda, entre otras. Finalmente, María García, concejala de Medio Ambiente, cuenta con la potestad sancionadora en materia de contaminación acústica por comportamientos derivados de las relaciones entre vecinos.

Además, también hay delegaciones para las direcciones de cada área, entre las que destacan las de Regeneración Urbana y que comprenden las licencias urbanísticas, de primera ocupación, para el control de actividades económicas, o las de cierres y vallados, entre otras. l

Comentarios