lunes 26/10/20

Imponen un año de reclusión a un “mantero” por resistirse a ser arrestado

redacción > a coruña
 Un delito de resistencia y dos de lesiones, que se desprenden de su actuación durante una redada de la Policía en la calle Real contra los “manteros”, en  agosto de 2006, van a costarle a un vendedor callejero un año de reclusión.
La sentencia del juzgado de penal 4, que se dictó tras un acuerdo de conformidad entre la defensa y el fiscal, señala que en su oposición a ser esposado, el acusado llegó a lesionar a dos de los agentes que intervenían, hasta el punto de causarle a ambos esguinces en las manos y, a uno, la fractura de una falange.
redacción > a coruña
 Un delito de resistencia y dos de lesiones, que se desprenden de su actuación durante una redada de la Policía en la calle Real contra los “manteros”, en  agosto de 2006, van a costarle a un vendedor callejero un año de reclusión.
La sentencia del juzgado de penal 4, que se dictó tras un acuerdo de conformidad entre la defensa y el fiscal, señala que en su oposición a ser esposado, el acusado llegó a lesionar a dos de los agentes que intervenían, hasta el punto de causarle a ambos esguinces en las manos y, a uno, la fractura de una falange.
Como se recoge en el apartado de hechos probados de la resolución, el hombre, de procedencia senegalesa, se encontraba aquella tarde noche ofreciendo efectos falsificados a la venta cuando se desplegó el operativo, dirigido a identificar a los vendedores ilegales y decomisar la mercancía. Así lo hicieron con él, pero al llegar el momento de la detención, este, “sin más, intentó huir” y, al ser agarrado por dos policías para que no escapase, comenzó a forcejear con ellos hasta ser reducido por la fuerza entre varios.
Consecuencia de esta actuación, uno de los funcionarios sufrió un esguince en un dedo y una fractura en otro, lesiones por las que tuvo que estar de baja 37 días con la mano enyesada. En cuanto a su compañero,tuvo también un esguince en una articulación interfalángica, cuya sanación se demoró 60 días, siete de ellos impeditivos.
La resolución admite que hubo dilaciones indebidas en el procedimiento y por ello rebaja las penas que se solicitaban para el acusado, pero le impone igualmente el pago de indemnizaciones de, en total, 5.850 eurosen favor de los policías, por el tiempo de curación y las secuelas.

Comentarios