lunes 18/1/21

El Gobierno local legalizará la suelta de perros en los arenales de la ciudad

En una ciudad como A Coruña, rodeada de mar, los coruñeses con perros tienen más cerca en muchos casos la playa que las zonas verdes, así que es habitual verles caminar con sus mascotas por los arenales de la ensenada de Riazor en cuanto brilla el sol.

Pasear con perros por Riazor y Orzán es algo muy común en los meses de invierno	quintana
Pasear con perros por Riazor y Orzán es algo muy común en los meses de invierno quintana

En una ciudad como A Coruña, rodeada de mar, los coruñeses con perros tienen más cerca en muchos casos la playa que las zonas verdes, así que es habitual verles caminar con sus mascotas por los arenales de la ensenada de Riazor en cuanto brilla el sol. Sin embargo, la concejala de Medio Ambiente, María García, recordó recientemente que, legalmente, no existe ningún espacio público en la ciudad donde se pueda soltar a un animal legalmente. “Esa é a situación actual”, matizó. Sin embargo, su intención es que las playas sean uno de estos lugares. “En algunhas, non en todas”, añadió, aunque no quiso determinar de cuáles estaba hablando porque, asegura, todavía está por decidir.  
Pero la propia concejala reconoce que no es fácil, no tanto por los animales como por la gente: “Precisamos da comprensión tanto dos donos de cans como dos veciños”. Sobre todo, en un área tan sensible como las playas puesto que la iniciativa municipal entra en conflicto con la condición de bandera azul, que reserva los arenales para el uso humano. Como el Ayuntamiento no quiere perder esta distinción con la que cuentan todas las playas coruñesas menos la de Oza,  el nuevo reglamento que están esbozando prohibiría el acceso durante la temporada de baño, en verano. 

No en parques infantiles
En el plan de la Concejalía Municipal se está trabajando en dos líneas, según las palabras de su responsable: “En definir áreas de esparcimiento canino onde os animais poidan andar sin correa e para modificar a ordenanza”. Las áreas de esparcimiento pueden ser físicas, con barreras para contener a los animales, o más bien tratarse de horarios, en los que algunos tramos se reservarán para que los perros puedan correr sueltos. Sin embargo, García también dejó claro que siempre se priorizará el disfrute de las personas, y que algunas zonas estarán vedadas a los canes, como los parques infantiles. 
 “Pido un esforzo de comprensión por parte dos donos porque isto nunca se fará nos parques infantís ou en áreas de moito valor ecolóxico, por cuestión de seguridade e por cuestión de hixiene”, respondió la edil a una dueña de un perro que se quejaba de haber sido multada por la Policía Local cuando tenía el animal suelto por la zona de juegos para niños en la plaza de Los Rosales.   la espera de que se finalice la modificación de la normativa municipal, el Ayuntamiento mantiene en marcha un plan piloto en el parque de Bens, aunque espera poder implantarlo en otras zonas verdes, como la de Oza o Vioño. “Temos que facer un esforzo por poñernos no lugar do outro”, pidió.

Comentarios