Lunes 10.12.2018

La falta de previsión provoca caos en la llegada de autobuses hasta el Materno

El primer día de ampliación de las líneas 12, 12A y 17 para que llegasen hasta el Materno se saldó con varias horas de caos durante la mañana debido a la falta de previsión y de información en torno a los cambios introducidos en este centro hospitalario y en el Chuac.

Operarios trabajan en la señalización en el entorno del Materno | quintana
Operarios trabajan en la señalización en el entorno del Materno | quintana

El primer día de ampliación de las líneas 12, 12A y 17 para que llegasen hasta el Materno se saldó con varias horas de caos durante la mañana debido a la falta de previsión y de información en torno a los cambios introducidos en este centro hospitalario y en el Chuac.
Desde primera hora de la mañana se registraron problemas de diversa índole en el entorno del Chuac, en el que se pasó de tener dos paradas, una en la subida a la altura de la cuarta planta y otra en la parte más cercana a As Xubias, a solo una en esta última zona pero en diferente lugar.
Una de las quejas más recurrentes entre los usuarios del autobús en este último punto es que no había información acerca del nuevo lugar de parada de los autobuses. La imagen de personas que esperaban el autobús en el lugar habitual y desplazándose a carreras cuando veían que paraba en un lugar diferente se repitió por la mañana, aunque la situación fue ganando normalidad con el paso de las horas.
En ello influyó que mediada la mañana los operarios colocaron el poste informativo azul en el nuevo punto de parada de los autobuses.
Sin embargo, los autobuses tuvieron que lidiar con otros problemas como los vehículos mal estacionados en la nueva parada. En un primer momento fueron los propios guardias de seguridad del centro hospitalario los que tuvieron que avisar a los conductores de que no podían pararse o aparcar en esa zona para dejar a pacientes. La Policía Local acudió más tarde a organizar el tráfico.
También se produjeron quejas de algunas personas con movilidad reducida que vieron cómo se complica su acceso a la entrada del hospital ubicada a la altura de la cuarta planta –donde están Información y Admisiones, así como el acceso a los ascensores que llevan a las habitaciones–después de la eliminación de la parada que estaba frente a ella y a la que ahora tienen que llegar bien atravesando el complejo o bien subiendo el tramo de calle en pendiente hasta ese punto del edificio.
Mientras, los agentes de Policía tuvieron más trabajo en el Materno. La rotonda cercana al centro estaba plagada de vehículos estacionados, incluso en doble fila, que impedían el paso de los autobuses articulados de la línea 12, más grandes que los de la 17 que, aun así, pasaban el tramo con cierta dificultad. Ante la situación que se estaba produciendo, a los agentes municipales no les quedó otra opción más que la de comenzar a multar a los vehículos que estaban mal aparcados y la grúa también hizo acto de presencia para llevarse los que impedían la circulación de los autobuses. Los dueños de algunos coches fueron más afortunados al ver la situación y llegar a tiempo de retirar sus vehículos sin recibir el castigo de los policías.

Sorpresa
Una de las situaciones más llamativa fue que a lo largo de la mañana se pudo ver a varios operarios colocando conos, bolardos y pintando nueva señalización en la calzada en este lugar. La sorpresa entre los usuarios del autobús era bastante grande, ya que no entendían que estas acciones no se hubiesen llevado a cabo con carácter previo a la ampliación de estas líneas de autobús.
El concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, se presentó a lo largo de la mañana en los puntos conflictivos aunque restó importancia a los hechos que se produjeron. “A ampliación dos percorridos destas tres liñas de bus, así como a modificación do percorrido dos buses que paran no Chuac, estase a levar a cabo sen incidencias reseñables, as habituais neste tipo de modificacións”, afirmó.
Frente a las quejas de usuarios que alegaron falta de información acerca de las modificaciones introducidas, el concejal señaló que “os despistes que se poidan producir por parte de usuarios iranse reducindo nos vindeiros días”.
Díaz Grandío también explicó que debido a los cambios y para evitar mayores complicaciones está previsto que la Policía Local esté presente en estos puntos durante varios días, hasta que la situación se normalice.
Otro punto sobre el que se seguirá trabajando en los próximos días es la señalización para el aparcamiento cerca de las paradas tanto del Chuac como del Materno, según indicó el concejal. “É preciso que os condutores sexan conscientes da necesidade de respectar os espazos tanto do transporte público como dos vehículos de emerxencia. Ademais do labor que está a desenvolver a Policía Local, está previsto afianzar nos próximos días a sinalización horizontal e vertical na zona para erradicar as prácticas de mal aparcamento”, comentó. l

Comentarios