jueves 19.09.2019

El cierre sin alternativa de As Rañas satura el tráfico en San Cristóbal y Alfonso Molina

La carretera de As Rañas, que une la de Baños de Arteixo a la altura de Marineda City con O Birloque, ha revelado una importancia insospechada para la fluidez de la red viaria coruñesa.
El tráfico desde O Birloque contribuyó a colapsar la avenida de San Cristóbal	susy suárez
El tráfico desde O Birloque contribuyó a colapsar la avenida de San Cristóbal susy suárez

La carretera de As Rañas, que une la de Baños de Arteixo a la altura de Marineda City con O Birloque, ha revelado una importancia insospechada para la fluidez de la red viaria coruñesa. Son menos de 600 metros de asfalto los que se han vedado a los conductores pero ayer, por segundo día consecutivo, se registraron constantes embotellamientos tanto en la avenida de Arteixo como en la de San Cristóbal. En determinados momentos, los problemas de tráfico llegaron a afectar a la Ronda de Outeiro y a la avenida de Alfonso Molina, con largos atascos que se volvieron más intensos en las horas punta.

El cierre al tráfico de la carretera de As Rañas obedece a unos trabajos para habilitar el vial de conexión con la Tercera Ronda, trabajos que no están previstos que terminen por hasta el próximo 12 de marzo, lo que significa que los embotellamientos se repetirán. “No se puede hacer nada –explicaron fuentes de la Policía Local–porque todo ese tráfico ahora va la avenida de San Cristóbal. Si antes no podía tragar con todos los coches que pasaban por ella, ahora menos”.

Lo que hace la carretera de As Rañas tan práctica es que permitía eludir a los conductores esa avenida, que ya tiene que soportar todo el tráfico que va desde Alfonso Molina al polígono de A Grela o al complejo comercial formado por Marineda City e Ikea. Tanto los vecinos de O Birloque como los trabajadores del polígono de Pocomaco optaban por ese camino y, a pesar de su trazado sinuoso con giros cerrados, la carretera de As Rañas soportaba mucho tráfico.

El Ayuntamiento informó que, durante el tiempo que permanezca cerrada la carretera, se conservará el acceso a las viviendas del núcleo de As Rañas –los residentes deberán emplear la carretera de O Birloque– y a la subestación de A Grela de Unión Fenosa, que se encuentra justo al otro extremo. De esta manera, lo que permanece cortado al tráfico es el tramo intermedio, de unos 550 metros de longitud.

Desvío > Según la Policía Local, aunque la avenida de San Cristóbal fue el primer lugar donde se comenzó a acumular el tráfico, el problema pronto se extendió a las zonas aledañas: “Enseguida los coches llegaron hasta la rotonda de Eduardo Diz, así que los demás conductores que se dirigían hacia Alfonso Molina, viraron hacia la avenida de Arteixo”.

Todo este tráfico se encontró con el de la ronda de Outeiro en el cruce de las dos vías, lo que provocó un nuevo embotellamiento que se prolongó a lo largo de toda la ronda de Outeiro hasta su desvío hacia Alfonso Molina. Igualmente, en O Birloque también se registraron retenciones, sobre todo en la incorporación a la avenida de San Cristóbal, que ya estaba saturada tanto en sentido a Grela como a Alfonso Molina.

El Ayuntamiento pide paciencia a los usuarios a la espera de concluir un proyecto que ya lleva retraso por conflictos entra administraciones. Levantar el vial de conexión entre los dos trayectos de la Tercera Ronda tendrá un coste de 17,06 millones de euros, que será asumido por la Xunta. El proyecto incluye la construcción de una carretera central, con tres carriles de circulación en cada sentido, y dos males para futuras conexiones. El enlace conectará con el tramo en servicio de la Tercera Ronda, a la altura de Marineda City. El enlace permitirá unir el tramo autonómico de la Tercera Ronda, en servicio desde el pasado 27 de diciembre, con el trazado que está construyendo Fomento, entre Lonzas y A Zapateira.

Comentarios