domingo 20.10.2019

Desarticulan una banda que atracó a un representante de joyería coruñés en octubre

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han culminado una operación conjunta en la que han desarticulado una organización itinerante especializada en l robo a representantes de joyería.

La Policía encontró joyas valoradas en más de 300.000 euros
La Policía encontró joyas valoradas en más de 300.000 euros

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han culminado una operación conjunta en la que han desarticulado una organización itinerante especializada en l robo a representantes de joyería. La operación se ha saldado con la detención en Lleida y Barcelona de los 11 miembros de la banda, todos ellos de origen sudamericano. Hasta el momento, los responsables de la investigación han esclarecido un total de once sustracciones cometidas en varias provincias, entre ellas A Coruña.
En los registros practicados se han recuperado joyas por valor de 300.000 euros, 20 relojes de alta gama, varios teléfonos móviles, cámaras de fotos y diversa documentación. La investigación comenzó el pasado mes de octubre, cuando se tuvo conocimiento de la presencia en nuestro país de un grupo de personas que habían cometido al menos un robo con violencia y dos robos en vehículos de representantes de joyería. Fue precisamente una actuación en A Coruña, otra posterior en Santiago y una tercera en Oviedo, las que pusieron a la policía sobre la pista de esta banda. Al cometerse en diferentes puntos y demarcaciones, se inició una investigación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil.

vigilancia
Las primeras pesquisas constataron que se trataba de un grupo dividido en dos células, una de ellas especializada en el robo de muestrarios de joyería y la otra dedicada a sustraer al descuido en entidades bancarias o   a clientes de las mismas.
Las indagaciones realizadas desvelaron que se trataba de un grupo altamente especializado. De hecho, seleccionaban a sus víctimas y las sometían a vigilancias durante varios días, utilizando en muchos casos sistemas de vigilancia electrónicos –balizas– para controlar el movimiento de sus vehículos. Tras obtener las rutinas de sus objetivos, preferiblemente representantes de joyería, seleccionaban el momento adecuado para apoderarse de todas las joyas que portaban en el vehículo, aprovechando un descuido  y utilizando sistemas para inhibir las alarmas.  

Comentarios