miércoles 25/11/20

Denuncian a dos locales de ocio nocturno del centro por prohibir la entrada a un cliente africano

Argumentos como que era “política de los jefes” o que “los negros, como clientes, daban muy mala imagen” recibió el pasado fin de semana un hombre de nacionalidad senegalesa cuando trataba de acceder junto a un amigo a dos locales de ocio nocturno de la avenida de Alférez Provisional.

Argumentos como que era “política de los jefes” o que “los negros, como clientes, daban muy mala imagen” recibió el pasado fin de semana un hombre de nacionalidad senegalesa cuando trataba de acceder junto a un amigo a dos locales de ocio nocturno de la avenida de Alférez Provisional. El juzgado de instrucción 1, en funciones de guardia esta semana, admitió ayer a trámite la denuncia de este cliente contra los encargados de los pubs Amura y Dux, en la que se les culpa de un delito de coacciones agravado por el hecho de estar vinculado a motivos racistas.

El hombre afirma que los porteros le dijeron que “los negros daban muy mala imagen”

Según se hace constar en el documento, fueron dos las ocasiones en las que los trabajadores de ambos establecimientos prohibieron la entrada al perjudicado, a pesar de que en meses anteriores sí lo habían aceptado. La primera, el sábado, cuando el denunciante intentó pasar acompañado de un amigo, y la segunda, al día siguiente, cuando acudió en compañía de su abogado, para que este comprobara los hechos.

Siguiendo el relato que ha sido expuesto ante el juez de guardia, el primer intento tuvo lugar sobre las dos de la madrugada, y la respuesta de los encargados de la puerta del Amura fue que “tenían órdenes de los jefes de no permitir la entrada a determinados negros, y que además, la Policía les había dicho concretamente que a él no le permitieran la entrada por estar en busca y captura”.

Idéntica fue la respuesta cuando se acercó a la puerta del local contiguo, el Dux, aunque, tal como precisa su abogado, Jesús Lamelas, los motivos relativos a la orden policial carecen de veracidad.

sin problemas previos

El propio letrado acompañó a su cliente la noche siguiente y –asegura– fue testigo del trato dispensado al cliente por el hecho de ser senegalés. Según se expone en la denuncia, al volver a recibir una negativa en los dos locales el abogado preguntó a los responsables del acceso si el cliente había tenido algún problema dentro que justificara la prohibición.

Dado que la respuesta fue negativa y el argumento, una vez más, que era “política de los jefes”, los cuestionó sobre si la razón para no permitirle la entrada “era su color o raza” y por qué, en tal caso, había un chico negro trabajando como portero; la contestación que recibió, según hace constar, fue “que según los jefes los negros eran para trabajar y que como clientes daban muy mala imagen mezclados entre los blancos”.

Como manifiesta el letrado que ejercerá la acusación particular en el procedimiento, cuando su representado y él mismo hicieron ademán de entrar igualmente les fue prohibido el paso “de forma violenta”. Con estos antecedentes, el profesional presentó el martes denuncia. n

Comentarios