domingo 25.08.2019

A Coruña registró un ascenso del 15% en la venta de vivienda en el primer trimestre del año

Pese a reactivarse la construcción, la mayor parte de las propiedades que tuvieron salida fueron de segunda mano

Un edificio en construcción en la avenida de Finisterre | quintana
Un edificio en construcción en la avenida de Finisterre | quintana

El inmobiliario se mantiene como uno de los sectores al alza en A Coruña en el que tanto el alquiler como la venta de vivienda tienen cabida. Así lo afirman los profesionales que están en contacto con propietarios e inquilinos o compradores a diario pero también lo refrendan los datos,  pues las últimas estadísticas de transacciones con las que cuenta el Ministerio de Fomento indican que la compra de pisos rozó el 15% de subida entre enero y marzo con respecto al mismo período del año pasado. 

Hace algunos años que el interés por hacerse con una vivienda en propiedad vuelve a estar presente entre los coruñeses pero las cifras de acuerdos se mantenían relativamente estables, lo que beneficiaba el alquiler. No obstante, en el primer trimestre del año las transacciones inmobiliarias volvieron a dispararse sin que por ello haya disminuido el mercado del arrendamiento. 

En concreto, en ese período se registraron 604 cambios de manos de unas llaves, lo que implica que un ratio de ascenso del 14,8% en relación al tiempo de referencia del año pasado. Con estos resultados, A Coruña sigue siendo la primera de las grandes ciudades en cuando a los números positivos de la compra-venta. 

Entre enero y marzo en Vigo (548) se vendió menos, al igual que sucedió en Santiago (181), Lugo (226) y Ourense (192). Por contra, experimentaron una mayor demanda y resolución de los acuerdos en Pontevedra (160) y Ferrol (186). A nivel local, la inmensa mayoría de los bienes que protagonizaron esos intercambios fueron de carácter libre, pues solo se negoció con 12 apartamentos protegidos. 

En plena crisis económica y con la construcción en horas bajas por el boom del ladrillo se dejó de lado este tipo de edificaciones y ahora la Xunta todavía está con su proyecto para volver a hacer casas para personas con dificultades económicas en el Parque Ofimático. El Gobierno Local de la Marea no llegó a cerrar aquel anuncio para hacer una promoción en el mismo polígono residencial ni tampoco en un inmueble en ruinas que adquirió en Marqués de Pontejos. 

Pocas decenas nuevas
Además, el 93% de la vivienda que encontró un nuevo propietario fue la usada, que es la que engrosa de manera mayoritaria el stock disponible y se adapta a casi todo tipo de bolsillos. 

Si bien es cierto que los promotores llevan tiempo queriendo construir, la negativa a las licencias o la paralización de las mismas en el anterior mandato dificultó muchos proyectos. Muchos de aquellos que tenían licencia previa y no caducaron están avanzando o a punto de terminarse y ya se ofertan, pero hasta ahora no pueden competir con la cantidad de inmuebles con anterior propietario. Incluso hay iniciativas de rehabilitación en pleno centro pero, hasta marzo, solo se cerraron 40 traspasos y habrá que esperar a conocer los resultados al cierre de junio. 

La misma dinámica se ha seguido en el resto de urbes gallegas, pero quizá porque el interés por edificar es algo más limitado a excepción de en los casos de Vigo y en Santiago.

Comentarios