domingo 29/11/20

Los cooperativistas denuncian que las obras de urbanización en el Ofimático vuelven a estar paralizadas

La maquinaria pesada entró en el parque Ofimático hace tres semanas, según lo acordado. Sin embargo, la pala permanece estática en el mismo punto desde hace una y las obras que permitirán el acceso a las viviendas no avanzan.

El concejal Xiao Varela visitó la zona días antes de que entrara la maquinaria pesada en julio
El concejal Xiao Varela visitó la zona días antes de que entrara la maquinaria pesada en julio

La maquinaria pesada entró en el parque Ofimático hace tres semanas, según lo acordado. Sin embargo, la pala permanece estática en el mismo punto desde hace una y las obras que permitirán el acceso a las viviendas no avanzan. Se reducen a un agujero, según los testigos, que se desesperan porque ven que los plazos del Ayuntamiento no coinciden con sus cálculos. 
Los cooperativistas señalan que no hay movimientos en la rotonda de Eirís y por eso creen que no llegarán a tomar las uvas en los pisos que, en el caso de A Carnocha y Parque Ofimático, están acabados desde hace meses. Y es que a pesar de los seis meses de ejecución marcados por el Gobierno local, desde la concejalía de Regeneración Urbana les aseguraron que tratarían de realizar los trabajos en el margen más corto posible. El edil Xiao Varela visitó personalmente el terreno a mediados de julio, donde anunció que la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada para acometer la urbanización arrancaría con las tareas en las redes de suministro, antes de la pavimentación. Pero ni una cosa ni la otra.
Desde que aparcaron la paleadora, solo trabajan tres obreros y el colectivo con más cooperativistas, Cofuncovi, ve cómo están a punto de rematar el primero de sus edificios, que ocupa la parcela Z-17, sin que el entorno esté aún preparado para habitarlo a pesar de los diez años de espera. A cambio, tienen que pagar al propietario de un terreno contiguo para que las máquinas lleguen hasta el bloque en cuestión y hace unos días, fueron víctimas del robo de material. 
Al parecer, les sustrajeron dos palés de plaquetas y en los próximos meses, cuando la constructora Dragados abandone el perímetro, tendrán que recurrir a la contratación de seguridad privada para evitar la ocupación, una realidad compartida con los otros cooperativistas, la mayoría con la cocina y los electrodomésticos instalados desde hace un año. 
En este sentido, falta menos de un mes para septiembre, que es la fecha tope que dieron los de A Carnocha para hacer las maletas legalmente a sus casas. De no tener la licencia de primera ocupación durante el próximo mes, los primeros en levantar altura en el Ofimático aseguran que iniciarán una serie de protestas. La paciencia se agota, dicen, y de la promesa de la ejecutiva de dotar al barrio de los servicios mínimos en el mes de marzo pasaron cinco meses sin que el estado de este cambie. 
Los afectados acudirán esta semana a la concejalía para conocer la situación real de las actuaciones. Pese a que en un primer término confiaron en la buena fe del Gobierno local, el secretario de A Carnocha, Luciano Ron, afirmó ya en julio que acudirían a distintos recursos, que prefieren no tener que utilizar, pero que están “desesperados”. 
Así es que si se cumple el límite temporal, hablan incluso de trasladarse a María Pita con tiendas de campaña para hacerse visibles. Al margen de las cuestiones políticas, José Ramón Mosquera, de Cofuncovi, recordó el mes pasado que todos estos vaivenes están teniendo una “repercusión en las familias”, impotentes al ver cómo unas obras básicas que ya deberían estar hechas hace años les impiden vivir en sus casas. 
En este aspecto, Ron achaca el retraso a un “problema de ineptitude, descoñecemento ou mala xestión” y se pregunta dónde está la partida que el IGVS destinó en diciembre para el Ofimático. l

Comentarios