lunes 21.10.2019

Comerciantes, placeros y vecinos se unen para exigir la reposición de la parada de bus de Panaderas

La reforma de San Andrés y su conversión en plataforma única en el tramo final no hace más que sumar enemigos. Si a principios de año eran los placeros los que se quejaban de que la supresión de la parada del autobús de la calle de Panaderas les restaba clientes

la parada de panaderas en dirección al centro continúa operativa	patricia g. fraga
la parada de panaderas en dirección al centro continúa operativa patricia g. fraga

La reforma de San Andrés y su conversión en plataforma única en el tramo final no hace más que sumar enemigos. Si a principios de año eran los placeros los que se quejaban de que la supresión de la parada del autobús de la calle de Panaderas les restaba clientes, a sus demandas de reposición se han unido comerciantes y vecinos. Los tres colectivos enviaron hace unas semanas una carta al Ayuntamiento gracias a la cual han obtenido el compromiso de la concejala Begoña Freire para buscar soluciones. Sin embargo, de momento no hay respuesta.

“La gente se queja de que para bajar de Monte Alto no hay problemas pero para subir sí lo hay porque la parada está ahora en la plaza de España”. El presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, justifica de esta manera su reciente unión a la causa, dado que la inexistencia de una zona donde coger el transporte público ha restado clientes tanto a las calles comerciales como al mercado municipal de San Agustín. Y es que mientras la parada en dirección al centro sigue operativa, la reforma eliminó el paso de autobuses en el sentido opuesto.

El comerciante Javier Mosquera, directivo de la zona Obelisco y encargado de las reuniones con el Ayuntamiento, refrenda esta idea. “La gente que viene al centro desde Monte Alto usa mucho el transporte público pero ahora tiene el agravante de que la parada está cuesta arriba” cuando va cargada de bolsas de regreso a casa.

Mosquera relata que, además, hay datos oficiales de la Compañía de Tranvías según los cuales “bajó mucho el número de usuarios” desde que se eliminó la parada de la polémica. El problema es, fundamentalmente, que los usuarios –muchos de ellos personas de avanzada edad– han reducido sus compras porque no pueden caminar con peso hasta la nueva marquesina cargados.

Así lo resaltaban clientas de la plaza en enero y así lo recalca la presidenta de la Asociación de placeros, Ángela Barrán. “Se está perjudicando a la mayoría”, comenta , porque los cambios “limitan mucho la compra”.

reducción o creación

Tras exponer estas circunstancias en una carta remitida a la Alcaldía, la concejala de Movilidad, Begoña Freire, mantuvo una reunión con representantes de los tres colectivos unidos. “Tienen buena disposición pero nos pidieron un margen de tiempo para dar una respuesta”, comenta Mosquera. Sin embargo, Barrán advierte de que la edil les indicó que el autobús no volverá a recorrer Cordonería por su peligrosidad y estrechez, algo que ven ilógico porque la rúa Nueva es igualmente estrecha.

Los empresarios aguardan que se solvente lo que consideran un “contrasentido”, porque se quiere potenciar el comercio del centro y al tiempo se suprimen servicios que ayudarían a tal objetivo. Algunas propuestas fueron la puesta en marcha de menos frecuencias o líneas por la zona o la creación de una parada frente al museo de Bellas Artes.

Comentarios