• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Cientos de jubilados claman en la calle por la subida de sus pensiones al nivel del IPC

Más de un millar de personas, en su inmensa mayoría jubiladas, salieron ayer a las calles de A Coruña para exigir unas pensiones justas y rechazar la subida del 0,25% en los ingresos mensuales decidida desde el Gobierno central.

Cientos de jubilados claman en la calle por la subida de sus pensiones al nivel del IPC

Más de un millar de personas, en su inmensa mayoría jubiladas, salieron ayer a las calles de A Coruña para exigir unas pensiones justas y rechazar la subida del 0,25% en los ingresos mensuales decidida desde el Gobierno central. Apoyados en los tres principales sindicatos, los pensionistas clamaron por unas mensualidades más justas que al menos se adapten a las sucesivas subidas del IPC (Índice de Precios de Consumo). Por su parte, tanto Comisiones Obreras y UGT como la CIG defendieron la necesidad de realizar cambios para hacer sostenible un sistema de prestaciones que, están convencidos, tiene futuro en el país.

Unas 600 personas se congregaron junto al Obelisco para demandar una mejora real de las pensiones en consonancia con el IPC y rechazar, así, el incremento del 0,25% anual que viene siendo una constante. Tras escuchar consignas como “As nosas pensións non se rouban” o “Violencia é non chegar a fin de mes” de boca del histórico activista Nicanor Acosta, representantes de Comisiones y UGT procedieron a leer un manifiesto en el que recalcaron que el formato actual “case penaliza a esperanza de vida”.

“O problema non está no sistema senón na vontade de reducir o nivel de cobertura”, razonaron, recordando que las pensiones privadas no son una alternativa real de cobertura como las públicas. Antes de ese comunicado, el propio secretario general de Comisiones Obreras en A Coruña, Cristóbal González, comentaba que “la subida del 0,25% ha sido la última agresión” pero que las reivindicaciones sindicalistas vienen de lejos.

“Defendemos que el sistema es viable con soluciones como aumentar los salarios o derogar la reforma laboral”. González incluso propone destinar al pago a los jubilados fondos que llegan por otras vías más allá de la Seguridad Social a los Presupuestos Generales del Estado. A la misma hora de la plaza de Vigo partían hacia la de Ourense alrededor de 550 personas convocadas por la CIG. En esta marcha, en la que participaron más jóvenes, el secretario comarcal de la CIG, Xabier Filgueira, recordó que “o problema das pensión non é exclusivo, afecta a toda a clase traballadora”.

El representante repasó algunos de los datos actuales del mercado laboral que hace difícilmente sostenibles las pensiones tales como el alto porcentaje de contratos temporales. Como sus homólogos, insistió en que hay que derogar la reforma laboral.