sábado 24/10/20

El “carril runner” sobre los raíles del tranvía se amplía hasta el Aquarium

La alcaldesa defiende así el éxito del tramo inaugurado en verano y la mejora que supone en la seguridad
El carril para corredores tapará, igual que en el tramo anterior, las vías del tranvía | QUINTANA

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, anunciaba ayer que el denominado “carril runner”, ese espacio creado para el uso exclusivo de los corredores, se extenderá hasta el entorno del Aquarium Finisterrae tapando así las inutilizadas vías del tranvía.

Esta vía para deportistas se estrenó el pasado verano, en un tramo de poco más de un kilómetro, entre las Esclavas y la fuente de los Surfistas. Ayer la regidora herculina afirmaba en una intervención radiofónica que la acogida de esta nueva infraestructura está siendo muy buena, motivo por el que desde el Gobierno local se han decidido a extender el carril.

En una primera fase, que se prevé que comience el próximo mes, este carril de corredores se extenderá desde la fuente de los Surfistas, donde actualmente acaba, hasta el entorno del Aquarium Finisterrae. Para este fin, igual que se hizo en el tramo actual, se volverá a proceder a tapar las vías, con un procedimiento similar al anterior. Así, si en un futuro se pensara en retomar el uso original de las vías, se podrían destapar con cierta facilidad.

Una vez comiencen los trabajos para tapar el antiguo paso del tranvía, y la posterior adecuación para su uso deportivo, éstos se extenderán, según las previsiones municipales, en torno a 20 días.

Así, según explicaba ayer la alcaldesa, se responde a una nueva demanda vecinal, al tiempo que se trata de mejorar la seguridad viaria de este entorno que, aunque ya por sí mismo es concurrido, con las circunstancias actuales ve más necesario una distinción de espacios, así como un mayor área en la que poder guardar las distancias sociales necesarias por culpa del nuevo coronavirus.

En definición

A pesar de que Rey lo anunciaba ayer por la mañana, el proyecto todavía está acabando de definirse, ya que está en el aire si esta extensión será de uso exclusivo para los corredores o, por el contrario, si lo tendrán que compartir con los usuarios de bicicletas.

Lo que sí está claro es que se consolidará este espacio ganado al tráfico rodado durante la llamada transición hacia la nueva normalidad. Así, lo que estará seguro es que los peatones tendrán la acera original del Paseo Marítimo, desde las Esclavas hasta el Aquarium, para ellos solos.

Las actuaciones no se quedarán aquí, ya que como se anunció durante los últimos meses, el Gobierno municipal tiene previsto una reforma integral del Paseo en el tramo que va desde el castillo de San Antón hasta el faro romano, dejando de lado su composición actual y dotándolo de mayores espacios verdes y de recreo.

Por lo tanto, el anuncio de ayer de la regidora de la ciudad es un nuevo paso de una suerte de reconstrucción del Paseo Marítimo, que este año ha visto también como alguno de sus carriles ha sido limitado a 30 kilómetros por hora, así como zonas, como la del Hotel Riazor, que han ganado espacio para viandantes, a costa del tráfico rodado. l

Comentarios