jueves 22/10/20

Un camión pierde su carga de varias toneladas de metal sobre unos coches

El accidente más grave que tuvo lugar durante la pasada jornada se registró pasadas las nueve de la mañana en la calle de Severo Ochoa, en A Grela, donde un camión que transportaba piezas de maquinaria

Fueron necesarias varias horas para recoger las piezas de maquinaria, de 1,2 toneladas de peso cada una | javier alborés
Fueron necesarias varias horas para recoger las piezas de maquinaria, de 1,2 toneladas de peso cada una | javier alborés

El accidente más grave que tuvo lugar durante la pasada jornada se registró pasadas las nueve de la mañana en la calle de Severo Ochoa, en A Grela, donde un camión que transportaba piezas de maquinaria perdió su carga de varias toneladas cuando enfilaba la curva hacia la carretera de Baños de Arteixo. Durante el resto de la mañana, la Policía Local tuvo que mantener cerrados al tráfico tanto el desvío mismo como uno de los carriles que llevan bajo la rotonda de Eduardo Diz.
Según explicaron fuentes policiales, el conductor acababa de tomar el desvío hacia la carretera cuando apareció un turismo que salía de la acera, donde estaba aparcado en batería, circulando marcha atrás. El camionero clavó los frenos, pero la tensión repentina provocó una rotura del trincaje, con tan mala suerte que cayeron sobre la calzada y sobre otros turismos allí estacionados.
Se trataba de piezas de varias puntas, agujas de dos metros para la fundición de aluminio, que perforaron la chapa de los turismos al tiempo que caían con gran estruendo sobre el asfalto. Según fuentes de la aseguradora, cada una de esas piezas pesa entorno a las 1,2 toneladas, por lo que podrían haber aplastado cualquier cosa o persona.
Daños en los turismos
Sin embargo, hubo suerte: ninguno de los coches estaba ocupado en ese momento y tampoco alcanzó a ningún peatón. El perito de la compañía aseguradora valora los daños en 1.500 euros en el vehículo más afectado por la caída de la maquinaria, mientras que el que menos destrozos sufrió lo tasa en solo 200 euros.
La situación se alargó porque el gran peso de las agujas para fundir el aluminio impedía que fueran retiradas a mano. Se hizo necesario llamar a un segundo camión, provisto de una grúa, para trasvasar la mayor parte de la carga, todavía con destino a la planta de Alcoa. Hasta pasada la una de al tarde, la operación no concluyó. Después, el camión siniestrado pudo marcharse también por sus propios medios.
No se registraron graves perturbaciones en el tráfico por esta causa, aunque hay que señalar que el desvío de Severo Ochoa hacia la carretera de Baños de Arteixo va camino de convertirse en un punto negro para el tráfico pesado. Fuentes de la Policía Local señalan que no es la primera vez que tienen que acudir allí porque un camión haya perdido su carga. En una ocasión fue uno de Estrella Galicia el que esparció su valioso contenido en forma de botellas. Pero a la unidad de Atestados sostiene que si la carga hubiera estado bien sujeta, no se habría caído, ni siquiera por pegar un frenazo tan brusco: la responsabilidad les parece clara. l

Comentarios