miércoles 23/9/20

“Sin amar con locura, no tienes la capacidad de soñar”

Pablo Piñeiro: Recolector de historias

La inspiración se la dieron las redes sociales. Peinándolas con su pulgar, se topó de bruces con un señor y un cartón que rezaba: “Escucho historias de amor”.

Pablo Piñeiro recorrió toda Galicia con Hugo Sanmartín en busca de historias
Pablo Piñeiro recorrió toda Galicia con Hugo Sanmartín en busca de historias

La inspiración se la dieron las redes sociales. Peinándolas con su pulgar, se topó de bruces con un señor y un cartón que rezaba: “Escucho historias de amor”. Entonces pensó que él también podía ser oído para los gallegos con ganas de contar sus idilios a un extraño. Así fue cómo el futbolista del Ourense enredó al del Coruxo, Hugo Sanmartín, y ambos hicieron equipo, pero sin balón de cuero por el medio. Solo con un cartel al cuello que primero colocaron en plazas, “pero en Galicia llueve” y después en centros comerciales. 
Allí, entre Zara y Primark, le pusieron cara al amor y también al desamor y anotaron en su libreta hasta 18 pasiones. Hoy las presentan con tapas y bajo el título de “De tu corazón a mi libro”. Los dos estarán en la librería Santos Ochoa de Marineda City a las 18.00 horas para hablar de Brais, que abre el volumen. El pequeño llegó a su confesionario en el mismo centro comercial coruñés para confesarles que estaba enamorado de su compañera de pupitre: “Nos dijo que se declaró el año pasado y que lo ridiculizó”. Desde aquel lance, “le trata como si fuera su amigo” y aunque no saben más de él, Pablo dice que les prometió que el lunes siguiente sería el día. Seguro que sí lo fue. 
Además de instalar sus bártulos en los principales puntos de ocio de Galicia, también hicieron escuchas a domicilio. Cuenta el autor que fueron hasta geriátricos para traerse historias con gancho y entre punto y seguido y final, los recolectores se dieron cuenta de que “mucha gente necesita ser escuchada, que hay mucha soledad” y que la conversación real, con lenguaje verbal y gestual, está en peligro de extinción “y es supertriste”. 
Asegura que hay historias poderosas, no necesariamente de amor, como la de “una prostituta condenada al destierro porque se enamoró de su jefe que estaba casado”. Cuando la mujer se enteró, la dictadura obró, cuenta Pablo y “yo descubrí cosas que no sabía”. 
Entre confesión y confesión, los encargados de enhebrarlo todo, ofrecen sus propias pinceladas en forma de poemas o prosa poética: “Damos nuestras ideas sobre el amor”. 
El jugador de balompié lo tiene claro: “Sin amar con locura, no tienes la capacidad de soñar”. Y porque todo el mundo tiene una historia de amor en su vida o varias, su amigo y él se echaron a la calle para poner la oreja y escribir sobre los caprichos de Cupido, con nombres cambiados y escenarios trastocados, pero con la misma base de fondo. Ordenados y puestos en fila por unos ourensanos que no se cansaron de escuchar a la soledad. Aquí y allá. n

Comentarios