sábado 31/10/20

Alcoa y Parter cierran la venta a falta de que el fondo suizo confirme su solvencia

Los trabajadores celebraron una asamblea informativa ayer en la que  les pusieron al corriente

GRAF9163. CORUÑA, 05/07/2019.- El presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, a su llegada al aeropuerto de A Coruña procedentes de Madrid. Alcoa y los sindicatos alcanzaron esta madrugada, tras horas de negociación, un acuerdo clave para desbloquear la venta de las plantas de la multinacional estadounidense en A Coruña y Avilés al fondo suizo Parter, una operación que se espera cerrar en próximos días. Tras una reunión que se extendió desde las 15.00 de la tarde de este jueves y hasta las 3.00 de la madrugada en un hotel madrileño, todos los sindicatos dieron luz verde al acta de finalización de las negociaciones, en la que se dan por "enterados" del proceso de venta de ambas factorías, a pesar de las reticencias mostradas inicialmente por el Comité de Empresa de Avilés. EFE/Kiko Delgado
La delegación coruñesa de Alcoa, ayer, a su llegada a la terminal de Alvedro | kiko delgado (efe)

Después de meses de manifestaciones y reuniones, la crisis de Alcoa parece haber finalizado. A última hora del jueves, en Madrid, todas las partes llegaron a un acuerdo: si el inversor, Parter Capital, presenta los avales necesarios, la venta al fondo suizo será un hecho. Ayer, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Corbacho declaró nada más bajarse del avión procedente de la capital. “Es un capítulo muy importante el que cerramos ayer y sin el cual no podríamos escribir el siguiente, que será el día 31”, dijo. Ese el plazo que tiene el fondo helvético para presentar sus  avales. En cuanto lo haga, se puede dar por concluida la operación.

Fue la multinacional americana Alcoa la que impuso esta nueva exigencia financiera a Parter para que probara su solidez financiera. Como dijo Corbacho: “Nosotros nos vemos obligados siendo el único inversor a abrir ese escenario, cerrando un capítulo para abrir otro y seguir trabajando”. En cuanto a si confía en que los suizos presentes los avales a tiempo, el representante de los trabajadores herculinos señaló que apuestan por la única opción que tienen y recordó que los últimos dos días fueron bastante intensos por la presión de la empresa: “Alcoa quería que casi vendiéramos nosotros la empresa, pero nosotros no hemos participado en el proceso de venta, y así consta en acta. Hemos sido informados por Alcoa y solo hemos recibido la información que Alcoa quería que recibiésemos”. Pero, una vez se pase esa prueba de esfuerzo, el proceso seguirá adelante. 

El 15 de enero se había firmado un acuerdo por el que Alcoa se comprometía a subrogar el 100% de la plantilla y existe un compromiso por parte de Parter de mantener al menos dos años las mismas condiciones laborales. “A partir de ahí, nadie tiene garantizado de por vida ningún puesto de trabajo pero sabemos como tenemos que movernos y seguiremos peleando con Parter y con quien sea”, advirtió Corbacho, que ayer presidió una asamblea informativa para los trabajadores. El portavoz de la plantilla herculina, compuesta por 369 trabajadores, este inversor tiene la confianza de Alcoa –“Dentro de lo que cabe”, manifestó– y la de Industria. 

En el acta firmada el jueves por la noche quedó reflejado que si a 31 de julio Parter pone encima de la mesa los avales que pide Alcoa se finalizaría el proceso de venta y, por tanto, el expediente de ERE que está encima de la mesa. La opción de venta incluye las fundiciones de ambos centros y la planta de pasta en A Coruña, que se encuentran operativas, así como las series de electrólisis,  actualmente paradas.

En Avilés 
Por otro lado, Corbacho negó las repetidas informaciones que apuntaban a que sus compañeros de la planta de Avilés deseaban abrir de nuevo el proceso de selección para admitir la oferta de la alemana Quantum, que solo quiere adquirir la planta asturiana. Según Corbacho, “están tan contentos como nosotros” por cómo han salido las cosas y recordó que no podían seguir adelante si “no acordábamos ampliar el plazo para darle el tiempo necesario para darle a Alcoa lo que pedía”. Es decir, el aval.  

Queda por solucionar el estatuto electrointensivo, que regularía el precio de la energía, que pesa como una losa  sobre la rentabilidad de las plantas. Corbacho declaró: “El estatuto es algo que reclamamos pero no es nuestra prioridad”.

Comentarios