jueves 22/10/20

Abren una unidad para el tratamiento de la halitosis por demanda de los pacientes

La creciente demanda de una solución para el mal aliento por parte de los pacientes coruñeses ha permitido inaugurar en A Coruña una Unidad Médica de Halitosis pionera en Galicia y el noroeste español.

El doctor Jonas Nunes, con un representante de la Clínica Pardiñas	javier alborés
El doctor Jonas Nunes, con un representante de la Clínica Pardiñas javier alborés

La creciente demanda de una solución para el mal aliento por parte de los pacientes coruñeses ha permitido inaugurar en A Coruña una Unidad Médica de Halitosis pionera en Galicia y el noroeste español. La atención médica ha sido implantada en la Clínica Pardiñas de la calle Real con la colaboración del Instituto del Aliento.
Los profesionales de la Clínica Pardiñas empezarán a solucionar los problemas de halitosis de gran parte de la población gallega que no por guardarse en secreto son menos graves. El director del Instituto del Aliento en la Clínica Teknon de Barcelona y coordinador de la nueva unidad, el doctor Jonas Nunes, explicó ayer en la inauguración de la unidad que se decidieron a colaborar con la clínica coruñesa debido a la gran demanda de pacientes.
“Muchos coruñeses y ciudadanos del noroeste ya acudían a la Teknon de Barcelona y allí nos pidieron poder contar con un apoyo más cercano”, concretó Nunes. En los últimos años ya habían atendido a mucha gente gallega, pues la ciudad de A Coruña se sitúa en la décimoquinta localidad de procedencia de los usuarios del Instituto del Aliento en Barcelona. Según reveló, el 71% de los coruñeses que recibían hasta el momento eran mujeres que no querían resignarse con su problema sin intentar solucionarlo por todos los medios.
En este sentido, Nunes contó que habitualmente la halitosis coarta mucho la vida de las personas a las que afecta. Así recordó que a través de esta problemática, que muchas veces es considerada menor, se pueden detectar enfermedades más graves en un paciente o, simplemente, modificar hábitos.
A través de la nueva unidad prestarán una “atención multidisciplinar” con “una tecnología punta para diagnosticar” para descubrir las razones de cada caso. Según el médico, en una persona sana se aprecian hasta 200 gases en el aliento pero en los estudios se han detectado hasta 3.000, algunos de los cuáles pueden revelar cáncer de mana o de pulmón en estados precoces. Aún en el caso de que el mal aliento no esconda otras dolencias, “tiene un elevado impacto psicosocial, mayor que otras patologías de boca como no tener algún diente”.
Por eso, en opinión de Nunes, hay varios retos pendientes en la ciudad como dar a conocer que existe una consulta especializada o “hablar más y mejor de la halitosis” y olvidar su consideración de tabú.
Según la Clínica Pardiñas esta novedad ha sido aplaudida por la comunidad médica. “Se trata de una muy buena iniciativa porque es una afección más común de lo que se puede percibir, afecta mucho a la calidad de vida de los pacientes y necesita de un enfoque y manejo específicos”, explica la médico del servicio de endocrinología y nutrición del Chuac, Elena Outeiriño.
“Esta patología puede generar un importante grado de aislamiento social a causa de temores e inseguridades”, indica la psicóloga Margarita Queijo.

Comentarios