sábado 5/12/20

El 092 invierte casi 4.000 euros cada noche en vigilar los camiones de basura

Desde que comenzó el conflicto laboral en la planta de reciclaje de Albada, la amenaza de actos vandálicos ha obligado a las autoridades a escoltar los camiones del servicio de recogida de otra concesionaria, Cespa.

los agentes municipales vigilaron ayer una protesta frente a marã­a pita javier alborã‰s
los agentes municipales vigilaron ayer una protesta frente a marã­a pita javier alborã‰s

Desde que comenzó el conflicto laboral en la planta de reciclaje de Albada, la amenaza de actos vandálicos ha obligado a las autoridades a escoltar los camiones del servicio de recogida de otra concesionaria, Cespa. En esta labor colabora tanto la Policía Nacional como la Local, pero es esta última la que mayor presencia tiene, lo que obliga a gastar al Ayuntamiento casi 4.000 euros en el pago de hora extra cada noche, lo que puede suponer solo en una semana 25.000 euros, dependiendo del número de festivos, que se pagan más.
En realidad, cuando empezó el conflicto, hace ya más de un mes, solo se vigilaba algunos de los recorridos de los 25 que se hacen cada noche, y los dos cuerpos ponían el mismo número de coches patrulla, tres en cada caso. Sin embargo, a medida que se sucedían los ataques con piedras lanzadas contra los parabrisas de los camiones y la quema de contenedores, se fue aumentando el número de agentes destinados a este servicio.
El problema que se presentó fue que no había más patrullas disponibles en el turno de noche, y como la Policía Nacional no estaba dispuesta a gastar su mermado presupuesto en pagar horas extras, al Ayuntamiento no le quedó otra salida que pagárselas a los agentes municipales, duplicando el número de patrullas de servicio.
Esa cifra pasa a engrosar los 600.000 euros que el teniente de alcalde, Julio Flores, denunció que había costado a las arcas municipales la huelga de Albada desde su comienzo.
Ahora casi todas las rutas están cubiertas porque, a medida que la situación se deterioraba, también la Policía Nacional acabó reforzando su servicio, echando mano de los agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios, cuyos furgones siguen cada noche los camiones de recogida.
Esta medida tiene la ventaja de que no es necesario abonar horas extras a los antidisturbios porque no realizan otras labores de patrulla. 

Comentarios