Las molestias de una obra inacabada indignan a los residentes en Graduil

Los vecinos explican que, además de la imagen estética, la obra dejó numerosos defectos y residuos | CEDIDA

Malestar entre los vecinos de Graduil por el resultado de las obras acometidas en la vía, y no solo por el estético sino porque, según los residentes, nunca se completaron y, en algunos casos, los restos de materiales suponen un riesgo para la ciudadanía, tanto para los que caminan por las aceras –inacabadas– como para los cientos de conductores que circulan a diario por la DP-1704.
 

Entre otras cuestiones, los afectados apuntan a las numerosas imperfecciones que se acumulan en el tramo, al mal estado de los accesos a los garajes de alguno de los inmuebles y al abandono de materiales, tanto restos de la obra como elementos retirados de la vía antes del inicio de las actuaciones y que nunca volvieron a su sitio, como una marquesina, de la que ahora carecen los vecinos de Graduil.
 

Asimismo, los residentes denuncian que la intervención de los operarios y las máquinas causó daños en algunas viviendas y establecimientos comerciales, que no se arreglaron en todos los casos a pesar de las protestas de los residentes, que incluso alertan de que “la parte de la acera que toca con las casas no quedó sellada y se cuela agua por esos huecos”, explica, con evidente indignación, un vecino de Graduil.
 

En la entrada de uno de los garajes abrieron la calzada y se marcharon sin cerrar colocando unas planchas metálicas para tapar, con lo que eso supone, pues puede dañar los coches y provocar caídas a los peatones y, aún por  encima,  “sin que nunca se nos haya explicado el motivo”, añade otro residente en esta calle, cercana al centro de Cambre.

 

Iluminación

Los residentes en esta vía, con edificios de varias alturas y viviendas unifamiliares, también expresaron su malestar porque, además de sin aceras, estuvieron varias semanas sin ningún tipo de iluminación, aunque este aspecto se acabó solucionando tras advertir de la situación al Gobierno de Cambre. 
 

Hace unos meses, con cargo al Plan Único de la Diputación de A Coruña se procedió a la  ampliación de la red de abastecimiento y saneamiento en Graduil y A Pena. Las actuaciones, enmarcadas dentro de este programa provincial, salieron con un presupuesto cercado a los 100.000 euros, con la idea de ampliar “as novas redes de recollida de augas fecais na zona, que estarán compostas de colectores PVC que discorrerán polo eixo das vías”, detalló entonces la Diputación de A Coruña.
 

Además, estaba previsto mejorar el abastecimiento en Graduil con la instalación de nuevos tubos de fundición dúctil y PVC.

Las molestias de una obra inacabada indignan a los residentes en Graduil

Te puede interesar