El área urge abordar un nuevo plan viario adaptado al contexto de 2022

El acto contó con los alcaldes de Betanzos, Culleredo, Abegondo, Bergondo y Sada, y el edil de Urbanismo de A Coruña

El encuentro convocado por el Ayuntamiento de Cambre para analizar la situación de las infraestructuras viarias en el área metropoliana se cerró con acuerdo, a la espera de conocer el posicionamiento de los tres alcaldes que no acudieron a la convocatoria de Óscar García Patiño. Es decir, los de Oleiros, Carral y Arteixo.

En la reunión, la primera que mantienen después de las dos sentencias emitidas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en relación con la Vía Ártabra, se puso sobre la mesa la necesidad de elaborar un nuevo plan viario comarcal consensuado entre todas las administraciones implicadas, desde los ayuntamientos hasta la Xunta.

El mandatario cambrés explicó que la intención de la cita era volver a analizar la oportunidad de “vías e estradas que quedaron no caixón e que consideramos fundamentais para garantir unhas mellores conexións para os veciños e veciñas da comarca”, como la Vía Ártabra, pero también el Vial 11-17 “e outras moitas infraestruturas esenciais para garantir unha cohesión entre os municipios da área que sexa equitativa e xusta”, resumió Patiño.



Conformidad


El encuentro, al que asistieron una representación de la Diputación de A Coruña y el edil de Urbanismo del Gobierno de Inés Rey, Francisco Dinís Díaz, así como los alcaldes de Culleredo, Abegondo, Bergondo, Betanzos y Sada, se cerró con dos acuerdos: solicitar una reunión con Alfonso Rueda para abordar “melloras en infraestruturas viarias de toda acomarca” y elaborar un estudio técnico con las principales necesidades de los municipios metropolitanos en el contexto de 2022.

García Patiño, que estuvo acompañado por el responsable de Urbanismo de Cambre, Juan González Leirós, agradeció la concurrencia de los alcaldes y alcaldesas y señaló su intención de contactar sus homólogos de Carral y Arteixo, que excusaron su asistencia, para explicarles el sentido de la reunión y los acuerdos alcanzados, pero no mencionó al de Oleiros que, según los convocantes de la cita, no respondió a la invitación cursada desde la Alcaldía de Cambre.

Los regidores coincidieron en la necesidad de realizar un análisis del plan sectorial en vigor en el que se especificarían aspectos como la pertinencia del documento en la actualidad y las necesidades y demandas de cada ayuntamiento y de solicitar apoyo económico de la Diputación de A Coruña para la financiación de este estudio que, una vez concluido, remitirán a la Xunta. En este sentido, coincidieron en señalar que el plan viario, del año 2004, quedó obsoleto, no ajustándose a las necesidades, demandas y realidades sociales de 2022.

Como sucedió en el caso de Culleredo con el Vial 18, en que el Gobierno del Estado recogió las exigencias del municipio, los alcaldes incidieron en la necesidad de que las distintas administraciones “teñan en conta aos concellos que se vexan afectados por estas infraestruturas”.

Tal y como se expuso en la reunión, según los datos del INE, diariamente salen y regresan desde A Coruña un total de 124.306 personas, de las que el 72,84% lo hacen en los ejes este-oeste y sur-norte, destacando los que tienen como destino Oleiros (27,54%) y Culleredo (23,8%).

Atendiendo a estos números, los accesos están colapsados por tres motivos: insuficiencia de vías sobre la ría, la existencia de un eje “moi dominante” (Alfonso Molina, AC-12 y AP-9) y ausencia de servicios de transporte metropolitano eficaces, lo que provoca una mayor dependencia del uso del vehículo privado.

Teniendo en cuenta estas cifras, defendieron la necesidad de contar con vías que “garantan a cohesión social e que favorezan a dinamización empresarial de toda a comarca, aproximando a todos os municipios da área” y, para conseguirlo, resultan clave infraestructuras como la Vía Ártabra, el Vial 11-17 o el Vial 18. 

El área urge abordar un nuevo plan viario adaptado al contexto de 2022

Te puede interesar