Los Windsor viajan con sus normas

Kate, de visita en Dinamarca | EFE

Cuando se trata de la familia real británica es mucho más lo que se calla que lo que se dice. Y no solo de puertas afuera del palacio de Buckingham. En el Reino Unido lo tienen claro, pese a tener el dudoso honor de ser los inventores de la prensa amarilla, pero en Dinamarca están acostumbrados a la transparencia informativa. Por eso no les ha gustado ni un poco que los periodistas que seguían la visita de Kate Middleton tuviesen prohibido preguntar por el escándalo del príncipe Andrés. Dejando a un lado el ataque a la libertad de prensa, que no sufran; Kate tampoco iba a decir nada.

Los Windsor viajan con sus normas

Te puede interesar