Unos que se la están jugando

Protesta de trabajadores de bibliotecas en María Pita | Pedro Puig

Allá cada cual, pero si el portavoz del Gobierno local coruñés proclama con absoluta firmeza que “nadie le toma el pelo” al Ayuntamiento, no estaría de más andarse con cuidado. Pero siempre hay osados –o a lo mejor son inconscientes, el tiempo lo dirá– que estiran la cuerda confiando en que no se rompa. A lo mejor es que el descrédito político es tal que cualquier cosa que proceda de la Administración, aunque sea una amenaza bien clara, se asume inmediatamente como falsa. O que son firmes seguidores del viejo refrán del perro ladrador y creen que el mordisco no va a llegar. Que ya son ganas de buscarle las cosquillas a quienes tienen en su mano rescindir su contrato. La cuestión es que la empresa concesionaria de las bibliotecas no ha pagado a sus trabajadores dentro del plazo que le dio el Consistorio. Lo mismo están buscando entre los cojines del sofá o en los abrigos del invierno pasado por si aparece algún billete arrugado... 

Unos que se la están jugando

Te puede interesar