Gabriel Rufián echa balones fuera

Rufián, tomando un café | aec

En su momento, en plena neurosis secesionista, los responsables de la Generalitat se pusieron en contacto con los rusos. Aspiraban a muchas cosas, desde que les crearan una criptomoneda hasta a que les pudieran dar protección militar. Ahora, que Putin se ha revelado como el demonio que siempre fue pero que no quisimos ver, hay prisas por desvincularse de ese nexo entre el nacionalismo catalán y el Kremlin. Y Rufián ha dado todo un master de cómo limpiar el currículum de ERC. Todo fue cosa de los de JxCat y Puigemont, que son unos “señoritos que se creen James Bond”, para concluir con un contundente “no nos representan”.

Gabriel Rufián echa balones fuera

Te puede interesar