Dejar las conciencias ecológicas a salvo

Un hombre alimenta a su coche| aec

Anda Sánchez de tourné por Europa explicando la necesidad de cambiar los parámetros que fijan el precio de la electricidad como si el resto de gobernantes fueran tontos del haba y no se hubieran dado cuenta de ello. Eso sí, también podría aprovechar su periplo para que le explicaran cómo es posible que ellos ya hayan aplicado descuentos mientras nosotros tenemos que recorrer medio continente para hacerlo. Pero la realidad es que el problema que tiene Sánchez es que, en el fondo, no quiere bajar los impuestos a los carburantes. En su Gobierno, todos muy progres, creen que si se hiciera eso no se lucharía contra el excesivo uso del coche así que se inclinan por subvencionar la gasolina. El resultado será el mismo, pero como ya se sabe que en esa mesa del Consejo de Ministros hay mucho amigo de lo políticamente correcto, pues evitan que sus ecológicas conciencias se tiznen con los restos de los carburantes fósiles.

Dejar las conciencias ecológicas a salvo

Te puede interesar