miércoles 25/11/20

José Luis Fernández Mouriño | “Es un orgullo ser alcalde de tu pueblo y si los vecinos quieren yo continuaré en el cargo”

ALCALDE DE CARRAL Pasado el ecuador de su cuarto mandato asegura que gran parte de las propuestas de la formación que lidera, el PP, se han cumplido o se están cumpliendo

José Luis Fernández Mouriño accedió a la alcaldía por primera vez en el año 2003 | patricia g. fraga
José Luis Fernández Mouriño accedió a la alcaldía por primera vez en el año 2003 | patricia g. fraga

Inició su carrera política en 1991 como concejal del Partido Popular, una formación que dejó durante un año (2003-2004), precisamente en el momento en el que accedió a la Alcaldía. Un cargo este al que José Luis Fernández Mouriño (Carral, 1962) solo está dispuesto a renunciar si los vecinos así lo deciden en las urnas.

Haga un balance de estos dos años de este último mandato. 
Elaboramos un proyecto ambicioso a doce años vista que por lo que hemos podido comprobar los vecinos han entendido porque nos han dado mayorías absolutas sucesivas. No obstante, tengo que decir que no creo que lo podamos conseguir al cien por cien porque la cuestión del saneamiento es muy complicada cuando hablamos del ámbito rural. Tenemos instalada la red en el 70% de los núcleos, pero existen zonas dispersas como Beira, Quembre y Sumio donde es preciso realizar inversiones muy cuantiosas para dotarlas de servicio. 
 
¿No reciben subvenciones para este tipo de actuaciones? 
Por supuesto, la Xunta construyó una depuradora y está instalando colectores pero, insisto, en las zonas más rurales es más complicado. Respecto a lo que comentaba anteriormente sobre el programa de gobierno, en el resto de los puntos creo que conseguiremos alcanzar el 100%. 

¿A qué infraestructuras se refiere usted, en concreto? 
A principios de mandato se estaba construyendo  un nuevo instituto, a pesar de que fue difícil convencer a las administraciones competentes de que Carral estaba creciendo en población, y hubo quién desconfiaba de que no fuese a finalizarse. Pues en septiembre de 2015 entró en funcionamiento. Ese era un compromiso que teníamos. Después conseguimos que se edificase una escuela infantil que actualmente está completa, con 94 plazas. Incluso hay lista de espera. Pero como no todo va a ser estudiar, también había que dar oportunidades de ocio a los más jóvenes, por ese motivo el próximo mes vamos a inaugurar la que será la primera Casa da Xuventude. Hasta ahora disponían de Casa de Cultura, gimnasio, piscinas e infraestructuras deportivas pero a partir de noviembre tendrán a su disposición 400 metros cuadrados de zonas de ocio para que puedan reunirse. Tendrán una biblioteca habilitada con todo tipo de nuevas tecnologías y espero que, gracias a los técnicos municipales, aquello tenga vida propia y los chavales no tengan que estar siempre sentados en portales, por poner un ejemplo.  Mi mayor satisfacción sería que sepan aprovechar las oportunidades que se les van a dar.

Entiendo que en el programa también hay un lugar para los más pequeños.
Como no. Hace escasas semanas  que inauguramos el parque infantil del campo de la feria. Todavía le faltan juegos ya que hay material que viene de países como Alemania. He de decir que no entiendo porque esos productos tienen que ser importados pero bueno el día 14 de noviembre estará totalmente finalizado. 

¿Cómo se está desarrollando el proceso de humanización de las calles del casco urbano?
Esta iniciativa surgió por lo que comentaba anteriormente. Como Carral está creciendo demográficamente y los jóvenes que se van asentando en el municipio tendrán que pasear a sus hijos en carritos pues no queda otro remedio que construir aceras y crear zonas decentes en las que haya bancos y lugares para descansar y departir con los vecinos. Todo ello, por supuesto, con la mayor seguridad vial. Este proyecto llevamos años haciéndolo en las calles estrechas aledañas a la nacional N-550, porque sobre esta no tenemos competencias. Lo hicimos en las calles de Cortaduría, Pinguela, O Curro do Corno y Uxío Novoneyra y puedo decir que la gente se siente a gusto en ellas.

¿Seguro? Las peatonalizaciones de calles suelen al principio ser muy contestadas.
Siempre hay quejas. Es evidente que si amplías aceras te ves obligado a recortar zonas de estacionamiento. En ese sentido creo que somos algo cómodos. Pero, sí, últimamente hay quejas de que no hay sitio para aparcar. Yo creo, sin embargo, que sí. Insisto, somos algo perezosos y no nos gusta caminar. En un futuro próximo también humanizaremos la calle de O Pan.

¿Todas las parroquias disponen de locales sociales?
Sí. Ahora estamos llevando a cabo un proyecto de mejora de todas las instalaciones. Se centra en la instalación de ordenadores con internet para que las personas mayores se puedan ir familiarizando con las nuevas tecnologías. Lo que sí es novedoso, o al menos a mí me lo parece, es que aunque no lo parezca lugares de encuentro vecinal son las iglesias. La gente suele ir a misas y a entierros y por lo general no encuentra donde aparcar. Por ello estamos negociando con el Arzobispado de Santiago para que ceda terrenos y podamos construir estacionamientos al lado de los atrios. Precisamente vamos a iniciar trabajos en las parrroquias de Cañás, Sergude, Sumio y Beira.

Y, ¿centros para las personas mayores del municipio?
Precisamente, desafectamos el colegio Víctor Velasco. Allí estaban los niños de tres a seis años y una vez construido el instituto todos pasaron al Otero Valcárcel. Por lo que hemos decidido habilitarlo para centro de mayores. No será propiamente un centro de día, porque los costes son muy elevados. Nuestra idea es destinarlo a, es un decir, respiro familiar. Un lugar donde las familias puedan dejarlos a lo largo de la jornada.

Será, entonces, solo para jubilados del municipio.
Sí, será solo para nuestros mayores. Actualmente se reúnen unos 40 jubilados en el centro Toñito Espiñeira y con casi toda seguridad ese futuro local sirva también para este tipo de encuentros. La Xunta nos ha prometido financiación y seguramente pueda ser una realidad en el 2018.

El peor momento de este presente mandato debió ser el accidente en el rally del año 2015.
Indudablemente que lo fue. Ese día, a las diez de la mañana, era precioso, maravilloso. Todos los coches concentrados en el campo de la feria. Una organización fuera de lo normal, todo el mundo contento. Coincidía con las fiestas patronales y estaba lleno de gente, no solo de Carral, si no también de los alrededores. Pero a las cinco de la tarde se acabó todo. Del ruido de los coches pasamos a un silencio total. Aquello nos marcó mucho. Encima eran personas a las cuales yo conocía a todas. Conocía a sus familias. Eran todos amigos y amigos de verdad. No puedo olvidar a Uxía. Allí tengo una foto de una niña que me admiraba y que cuando competía en gimnasia rítmica yo tenía que ir. ¿Quién no conoce a la familia Dubra? Era toda gente conocida. Fue muy doloroso. Han pasado dos años y continúa ahí.
 

Hablando de futuro. ¿Cuántos años quedan de Fernández Mouriño de alcalde? 
Si me dejan continuar aquí y finalizo mandato serán ya 16 años. Parece una eternidad, la verdad que sí. Pero hay que darse cuenta de que el tiempo pasa volando y que todavía quedan proyectos por realizar y que considero que pueden llevarse a cabo. Imagino que podríamos hacer las cosas mejor, tenemos limitaciones económicas y no siempre puedes hacer lo que te propones. Pero el hecho de que los vecinos de Carral nos hayan dado la mayoría absoluta y que cada día que pasa el municipio tenga mayor número de habitantes me da fuerza para pensar de que no debemos estar haciéndolo tan mal. Lo que tengo claro es que si los compañeros no me hacen una moción de censura o no me muero antes, dos años me quedan.

¿Usted está dispuesto a continuar en el cargo?
Nunca puedes decir que no. Es un orgullo ser alcalde de tu pueblo. Seguramente que no nos damos cuenta en el día a día pero cuando te paras a pensar y ves que los vecinos te respaldan supone una satisfacción. Por eso si los carraleses quieren yo estoy dispuesto a continuar. Eso sí, siempre y cuando ellos estén de acuerdo.


“Es una pena que ahora se esté poniendo en duda el trabajo que se hizo en el Consorcio”

La situación por la que está atravesando el Consorcio As Mariñas, tras la decisión del Ayuntamiento de Arteixo de abandonarlo, se ha convertido para Fernández Mouriño, si no en un problema, si en una contrariedad.

¿Cómo ve el futuro del ente supramunicipal con la marcha de Arteixo? 
Fue una casualidad, pero el Consorcio se creó en el año 2001 porque no funcionaba la Mancomunidad de A Coruña, y todos los estatutos y papeles se firmaron en el despacho que yo tenía en aquel momento en la Diputación. Yo siendo diputado aposté firmamente por esa iniciativa y fue muy beneficioso a lo largo de estos años. Sigo estando convencido de que el funcionamiento hasta ahora era satisfactorio porque nos reuníamos nueve alcaldes y todo se aprobaba por unanimidad. Fue un proyecto pionero porque dejaba de lado las ideologías. Y es una pena que ahora se ponga en duda el trabajo que se fue haciendo.
 
¿Qué motivos cree que tiene el Ayuntamiento arteixán para dejar la entidad? 
A lo mejor para un ayuntamiento grande pertenecer a un ente como el Consorcio no le ayuda mucho pero a uno como Carral, sí. Aquí todas las semanas vienen abogados que son consultados por vecinos que tienen problemas pero no recursos. Y un gabinete de abogados nosotros no podríamos soportarlo económicamente y de esta manera no nos supone casi coste alguno. También, un servicio que a simple vista podría parecer una tontería como es el de lacería, nos ahorra dinero y problemas porque ahora tenemos donde acudir cuando un perro se extravía y no es necesario, por ejemplo, destacar efectivos de Protección Civil.

¿Y qué opinión le merece la decisión de Arteixo? 
Es una pena. Creo que se equivoca, no lo digo por una cuestión política. Recuerdo que nosotros antes de constituirse el Consorcio teníamos un camión destinado a la recogida de basuras y dos operarios y nos costaba bastante dinero a final de año. Pero este no era el principal problema. El problema era que cuando se producía una baja laboral ya no había recogida de basura durante tres o cuatro días. Si se averiaba el camión tampoco se iba a recoger la basura. Hoy en día eso ya no nos pasa. ¿Sabes la seguridad que supone que, salvo una huelga, tengas el servicio garantizado?

Arteixo alega que la salida le compensa económicamente. 
Parémonos a pensar un poco. Tengo entendido que hay ahora 14 personas del Consorcio trabajando en Arteixo y ahora el Ayuntamiento dice que va a contratar 26. No lo entiendo. Hasta ahora le alcanzaba con 14 y va contratar 26. Insisto, no lo entiendo. O sí lo entiendo. Se ha dado cuenta que tiene que incrementar personal porque es necesario, entre otros, contratar  mecánicos para arreglar los camiones cuando averían. Dice que va a bajar la basura. Puede ser posible. A lo mejor nos encontramos con el problema de que los vecinos de Carral se pregunten cómo es posible que los de Arteixo, a partir de ahora, paguen menos. Pero lo que sí puedo asegurar es que el servicio no le cuesta nada al Ayuntamiento. 

Perdone que insista, ¿cómo ve el futuro? 
Creo que fue un absurdo no continuar con la constitución de la Mancomunidad. Sigo sin saber por qué aquel día en A Senra (Bergondo) no seguimos adelante ya que hoy estaríamos legalmente constituidos.

Comentarios