miércoles 20.11.2019

La Xunta cambia los proveedores de comida de las guarderías del área mientras investiga las intoxicaciones

Culleredo efectuará un seguimiento para que se garantice la calidad de la alimentación 
de los pequeños
Culleredo denuncia que en poco tiempo se produjeron dos incidencias en la guardería de O Burgo | aec
Culleredo denuncia que en poco tiempo se produjeron dos incidencias en la guardería de O Burgo | aec

La Xunta, a través del Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar, obliga a la empresa Freire Chico a cambiar los proveedores de comida de las guarderías, mientras investiga los casos de intoxicación alimentaria que se produjeron en los centros del área metropolitana y su posible relación con los que tuvieron lugar en octubre.

Esta medida preventiva se implantará tanto en las escuelas infantiles en las que hubo un niño que tuviese alguna reacción alérgica leve como en las que no se registró ningún caso.

Fuentes del Gobierno autonómico añaden que, a partir de hoy y de manera indefinida, todos los productos (tanto alimentos como  mobiliario de cocina) dejarán de estar suministrados por proveedores centralizados y pasarán a comprarse en establecimientos de proximidad de cada escuela infantil.

“Todos los nuevos proveedores deberán contar, como es lógico, con todos los permisos y acreditaciones necesarias para garantizar la trazabilidad de los productos”, indican desde la Xunta.

Afecciones en seis centros

Fuentes del Gobierno autonómico señalan que se detectaron afecciones en los centros educativos de la red Galiña Azul de Oza-Cesuras, Betanzos, Oleiros, Culleredo, Carral y Cambre.

Todos estos centros cuentan con un servicio de cocina gestionado por la misma empresa. Las primeras reacciones alérgicas detectadas en octubre se dieron por menús de pescado que consistían en palometa. Los técnicos estudiaron muestras de pescado tanto en crudo, congelado como cocinado y constataron la presencia de histamina por encima de los valores normales.

No obstante, días después empezaron a denunciarse más casos y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que se adoptarían medidas una vez que concluyese la investigación abierta a la empresa, el servicio de cocina y la proveedora de pescado. En un principio se sospechó de que se trataba de un problema de ruptura de la cadena de frío durante el transporte.

Este martes se detectaron nuevos casos de alergias con los mismos síntomas y reacciones que los denunciados en el mes de octubre (manchas rojas que desaparecían con el tiempo y malestar).

La diferencia principal, no obstante, radica en que en esta ocasión no se trató de una partida de pescado concreta, sino que fue en un servicio de crema de brécol y calabaza y raxo de pollo con macarrones.

El Gobierno gallego llama a la tranquilidad de las familias puesto que los casos son muy leves, aunque afirma que se trata de una situación “intolerable”.

Por su parte, el Gobierno local de Culleredo mostró su preocupación por esta incidencia y por ello la concejala de Educación, Jéssica Méndez, se puso en contacto con responsables de la guardería de O Burgo para conocer de primera mano la situación.

Incidencias

El equipo de gobierno, que preside José Ramón Rioboo, espera que la Xunta investigue con detalle estas incidencias y tome las decisiones oportunas para impedir que se vuelvan a producir.

También la Federación provincial de ANPA solicitó una reunión con la Consellería de Política Social para que se le informe de todo lo que está sucediendo.

Comentarios