lunes 27.01.2020

El comité de Emesa acusa al Grupo Soil de forzar el concurso de acreedores con su “nefasta xestión”

Advierten de su preocupación 
por que su planta cierre y se sume al “desmantelamento” del sector industrial
El comité de empresa entregó un dossier al primer teniente de alcalde de Betanzos, Diego Fernández
El comité de empresa entregó un dossier al primer teniente de alcalde de Betanzos, Diego Fernández

Nuevo revés para el sector industrial en el área de A Coruña. El Grupo Soil Revovery, propietario desde hace cuatro años de la planta Emesa (Elaborados Metálicos SL) en Coirós, presentó concurso de acreedores en un Juzgado de A Coruña. Una decisión que inquieta al comité de empresa, al que la compañía advierte –de momento, de manera verbal– de un ERE extintivo para los casi noventa operarios que continúan, treinta menos que en septiembre, después del despido se han referido al despido de varias decenas de compañeros en el último mes y de la marcha de otros al no haber recibido las nóminas “desde hace dos meses y medio”, denunciaron los representantes sindicales en una comparecencia en Betanzos, antes de reunirse con el primer teniente de alcalde, Diego Fernández, en el marco de una ronda de contactos que incluirán a otros municipios y a la Xunta.

El cierre de las instalaciones causaría daños irreversibles en materia social, en el empleo y la economía de la comarca, y es evitable en el caso de Emesa, una empresa puntera en el sector, con más de sesenta años de actividad, primero en A Grela y después en Coirós. Así, apuestan pro el mantenimiento de la planta y de los puestos al 100%: “Nin peche, nin despedimentos colectivos, nin extinción de empregos de maneira especulativa e escura”, alertó el presidente, Alberte Muiño.

Para los sindicatos, la historia, la experiencia y el capital humano, y la excelencia de sus obras, “estánse a poñer en entredito polos intereses ocultos do Grupo Soil Recovery”, que la compró en 2015 después de ocho expedientes de regulación, mostrando desde el principio “absoluto desprecio tanto polos traballadores como polos seus representantes”, indicaron en su encuentro en Betanzos.

En este sentido, el comité asegura que la actual situación es “culpa” del Soil, al que acusa de una gestión “nefasta” y del “abandono de Emesa” sobre todo a partir de 2019. Un “abandono que buscaba forzar o concurso”, según el comité que preside Muiño.

En su comparecencia, también denunciaron que no se suministra “desde hace meses” los materiales “mínimos para poder traballar” y el registro de “infraccións continuadas en materia de seguridade que poñen en risco ao personal” de la planta de Coirós.

El concurso de acreedores de Soil Recovery, desde el punto de vista del comité, “podería derivar na liquidación da empresa”, pero ellos harán lo posible por evitarlo, sin descartar nuevas movilizaciones, además de las conversaciones iniciadas en Betanzos. 

Comentarios