viernes 4/12/20

El Ayuntamiento pagará su parte de los sueldos adeudados en 2012 a la plantilla de ayuda en el hogar

Las trabajadoras del servicio de ayuda en el hogar recibirán pronto parte de los sueldos que Galicia Saudade no les pagó en 2012. El alcalde, Carlos Calvelo, anunciaba ayer que el Ayuntamiento “no va a recurrir” la sentencia, por lo que ingresará a las 25 afectadas su parte.

Las trabajadoras, durante un pleno en 2012	susy suárez
Las trabajadoras, durante un pleno en 2012 susy suárez

Las trabajadoras del servicio de ayuda en el hogar recibirán pronto parte de los sueldos que Galicia Saudade no les pagó en 2012. El alcalde, Carlos Calvelo, anunciaba ayer que el Ayuntamiento “no va a recurrir” la sentencia, por lo que ingresará a las 25 afectadas su parte.
El juzgado de lo social número 1 de A Coruña, condenó a Galicia Saudade y a las dos siguientes empresas que se hicieron cargo de la gestión –Eulen e Ingesan– a abonar como “responsables solidarios” esta deuda.
Desde hace tres años, a las empleadas se les debe dos nóminas y media, que, ahora, tendrán que abonar a partes iguales, las condenadas. A mayores, y en concepto de intereses, recibirán un 10% de esa cantidad.

“Buena noticia”
“Es bueno que puedan cobrar y el Ayuntamiento va a poner todas las facilidades” para que, al menos, reciban una parte de esos salarios. En concreto, una cuarta parte de la deuda.
El mandatario consideró que la sentencia es una “buena noticia”. En este sentido, explicó que, para que el gobierno local pudiera aprobar este pago, era necesario que hubiera una sentencia que así lo estableciese.
Cuando Galicia Saudade ganó el concurso para la gestión del servicio de ayuda en el hogar, desde varios frentes se consideró que el precio por hora (11,26 euros) que había ofertado era demasiado bajo par mantener unas condiciones dignas para usuarios y plantilla.
Los peores presagios se cumplieron y las trabajadoras comenzaron a sufrir los impagos de sus salarios. La plantilla comenzó a movilizarse y a pedir la intervención del gobierno local. La tensión llegó a su punto álgido cuando la empresa decidió despedir a cinco trabajadoras, dos de ellas representantes sindicales. Estos dos últimos despidos fueron anulados vía sentencia judicial.
El Ayuntamiento inició una serie de conversaciones con la adjudicataria. Finalmente, acordaron una rescisión voluntaria del contrato. Fue entonces cuando el Ayuntamiento contrató de manera temporal a Eulen, que permaneció varios meses, hasta que salió el concurso definitivo que ganó Ingesan con un precio de la hora de 13,75 euros.
Esta empresa decidió no aceptar la prórroga del servicio por lo que el gobierno local lo sacó de nuevo a contratación. En esta ocasión, el precio máximo es de 17,49 euros.
En el plano político, el BNG mostró ayer su “satisfacción” por la sentencia. No obstante, respecto a las críticas, consideran que el gobierno local “nunca atendeu as demandas das traballadoras. Púxose do lado da empresa”. Al tiempo, considera que se debería prorrogar el servicio hasta las elecciones, ya que, el BNG defiende el rescate del servicio, para que sea púbico.

Comentarios