El último habitante de A Pasaxe podría resistir meses en el poblado

Vista del antiguo poblado de A Pasaxe, lleno de escombros y desperdicios | patricia g. fraga

Una única familia resiste en solitario desde hace semanas en el solar del antiguo poblado de A Pasaxe, lleno de basura. Solo reciben la visita periódica de la trabajadora social, que trate de que abandonen el lugar, pero el cabeza de familia se niega, y exige una alternativa habitacional. La situación puede alargarse durante meses, según sus abogados: todavía están esperando la respuesta de Demarcación de Costas, administración responsable del terreno, a su recurso de reposición. Y luego tienen planeado recurrir al contencioso administrativo., lo que podría alarga el proceso otros seis meses.

Aún podría demorarse más esta situación si solicitan la justicia gratuita, lo que obligaría a evaluar si su representado tiene derecho a ello. Hasta entonces, hasta que no hubiera una decisión firme, Demarcación de Costas no podría solicitar una orden de lanzamiento. Ante esta situación, los abogados advierten: “Esto podría haber estado resuelto ya si nos hubiéramos reunido con el Gobierno local, al que le hemos pedido varias reuniones sin respuesta”.

De hecho, los abogados, que representaban a varias familias originalmente, llevan intentando reunirse con representantes municipales desde diciembre de 2018, cuando aún gobernaba en el municipio la Marea Atlántica. Pero aseguran que siempre han recibido la callada por respuestas. Tampoco han conseguido reunirse con Costas.



Trabajo Social


Esto es importante porque Demarcación de Costas la que se encarga de llevar el proceso por ser el terreno de dominio público marítimo-terrestre, pero es la Concejalía de Bienestar Social la que se ha encargado de buscar un alojamiento alternativo a los chabolistas. La concejala de Bienestar Social, Yoya Neira, aclaró la semana pasada que esperan conseguir que se marche por decisión propia y evitar así un desalojo por la fuerza, que por el momento ni siquiera están considerando.

Neira alabó la labor de la trabajadora social que trata de convencer el chabolista de que abandone su infravivienda, donde vive con dos hijos, aunque los abogados consideran que presiona de forma excesiva para lograrlo. De cualquier manera, no parece haber tenido mucho éxito, y pronto se cumplirá un mes de resistencia en solitario. 

El último habitante de A Pasaxe podría resistir meses en el poblado

Te puede interesar