El tramo de la ronda de Outeiro más cercano al Paseo será un bulevar

Imagen del futuro aspecto de la zona

El Ayuntamiento ha decidido reurbanizar la calle de Tomás Fábregas en el corazón del grupo de viviendas de María Pita, en Labañou. El proyecto ya había sido a finales de marzo pero ayer se aprobó la tramitación anticipada de las obras y, una vez se adjudique la obra, deberá estar concluida en ocho meses. Es decir, antes del próximo verano, con suerte. ““O tramo da rolda de Outeiro que atravesa o grupo de vivendas pasará a ser unha especie de bulevar que rematará no Paseo Marítimo”, señaló la alcaldesa, Inés Rey, en un comunicado.


Se permitirá la circulación de coches, pero la calle pasará a ser de plataforma única, de manera que la velocidad máxima será de veinte kilómetros por hora. La obra, que cuenta con un presupuesto de 742.042 euros, convertirá el espacio situado entre la avenida de Labañou, la ronda de Outeiro y la calle de Tomás Fábregas, en una zona más apropiada para el disfrute.


Primero, porque se instalará una gran área de juegos en el patio interior del bloque de viviendas y se plantará más arbolado en una zona que, como la propia alcaldesa, Inés Rey, señaló, no cuenta con muchos árboles. Más mobiliario urbano y una gran rampa para garantizar la accesibilidad aprovechando que se va a eliminar un muro de contención en el patio interior completan las actuaciones de la zona. Durante la presentación, Rey aprovechó para recalcar que el Gobierno local aprobó en noviembre un presupuesto de 572.290 euros para financiar la reforma de inmuebles del grupo de María Pita.


Doble objetivo

La de la ronda de Outeiro se trata de una reforma importante, puesto que es una de las principales arterias de la ciudad, aunque hay que señalar que la gran mayoría del tráfico discurre entre el tramo comprendido entre la avenida del Ejército y la de Labañou, de manera que no se espera que afecte la circulación.


En su intervención, Rey explicó que no será peatonal, sino que se reformarán los pasos de peatones de manera que el pavimento esté a la misma altura de la plataforma única, con el objetivo de que se gane en accesibilidad. Aunque el suelo tendrá diferente tonalidad para diferenciar la zona de tránsito rodado de la peatonal. Esta intervención se aprovechará para renovar completamente la red de saneamiento y la de iluminación y mejorar su eficiencia.


En cuanto a si esto supondrá una reducción en las plazas de aparcamiento, como es previsible, Rey no quiso entrar en detalles. “Aparcarán si hay espacio. Aparcar, circular... Las cosas que hacen los coches”.

El tramo de la ronda de Outeiro más cercano al Paseo será un bulevar

Te puede interesar