La Policía Local expulsa a unos okupas que se habían colado en un edificio junto a Los Cantones

El edificio tiene ya sus accesos tapiados | pedro puig

La Policía Local desalojó durante la tarde del viernes a unos okupas que habían allanado un edificio situado en la céntrica calle Alameda. Según fuentes policiales, la intervención relámpago pudo ser posible gracias a que la inmobiliaria propietaria del edificio alertó a las autoridades inmediatamente, de manera que los okupas no pudieron instalarse. Los agentes del 092 les convencieron para que se fueran después de identificarlos, pero no fueron detenidos.


Era tres o cuatro individuos, que habrían ocupado dos pisos distintos del inmueble. Según parece, el motivo de que no se les arrestara es que no opusieron resistencia al desalojo, y el caso pasó a manos de la Policía Nacional, dado que se trata de un allanamiento. En todo caso, la empresa propietaria del inmueble decidió no correr riesgos: al poco tiempo de que fueran expulsados del edificio, situado en la esquina con Los Cantones, todos los accesos fueron tapiados para prevenir futuros allanamientos.


No es el único edificio que a estas alturas se encuentra en estas condiciones en esa calle: en estado de abandono y con las puertas tapiadas. Estas propiedades se encuentran en una de las zonas más codiciadas de la ciudad, y sus dueños no quieren problemas en un momento en el que la construcción está en alza, a pesar de los problemas causados por la inflación y la falta de suministros.

 


Docenas de casos

 


Según parece, es la primera vez que estos sujetos eran identificados por las autoridades, por lo menos en el contexto de la okupación. Durante el año pasado, las autoridades reunidas en la mesa de la okupación detectaron un mínimo de 52 casos de viviendas usurpadas, muchas de ellas viejos inmuebles que llevaban largo tiempo abandonados. “Cuando les expulsas de uno, se van a otro sitio”, comentan


El proceso, sin embargo, suele ser muy largo para el gusto de los propietarios. Solo cuando se constata que los okupas acaban de entrar en la vivienda es posible expulsarles inmediatamente. Es lo que ocurrió, por ejemplo, el uno de febrero de este año, cuando la Policía Local consiguió sacar a un par de sujetos de un piso vacío de la calle Barcelona poco después de que forzaran la entrada.


Pero los edificios abandonados son sus favoritos y por una razón: porque los propietarios muchas veces se despreocupan y no emprenden las acciones judiciales necesarias para expulsarlos. Según informó recientemente el concejal de Urbanismo, Francisco Díaz en el casco urbano coruñés se contabilizan 77 casos de inmuebles ruinosos, pero otros mil están en condiciones de franco deterioro. Muchos de ellos están vacíos, pero la mayoría no se encuentran en el centro, donde la ola de rehabilitación está llegando con fuerza. 

La Policía Local expulsa a unos okupas que se habían colado en un edificio junto a Los Cantones

Te puede interesar