El nuevo concejal de Movilidad se compromete a “pequeñas mejoras” en el bus urbano

La parada de la plaza de Pontevedra es una de las más utilizadas | quintana

Encarando ya el último año del mandato, el Gobierno de Inés Rey no piensa afrontar uno de los cambios que más polémica puede generar un ayuntamiento: la reordenación del mapa de rutas de bus. Aunque esta medida, que la Marea no había conseguido aplicar, figuraba entre el programa del PSOE para las municipales, el anterior concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, prácticamente había descartado cualquier cambio importante y se había decantado por algunas modificaciones puntuales en barrios periféricos. Tras su dimisión, su sucesor, Francisco Díaz, apunta a que no habrá cambios importantes en este mandato. “Pero queda un año, y puede ser el momento para hacer pequeñas mejoras en la red de transporte público, y sí que me comprometo a ello”.


Según Díaz, el virus obligó a potenciar la peatonalización, para fomentar el distanciamiento social que no es posible en el transporte colectivo.


En efecto, el transporte público es uno de los sectores que más están tardando en recuperarse de los efectos de la pandemia. A día de hoy sigue siendo obligatorio para los viajeros lucir la mascarilla dentro de los autobuses y solo eso basta para recordar que la situación dista mucho de la normalidad. La propia Compañía de Tranvías reconoce que siguen con un 18% menos de ocupación que en 2019.


El director de Tranvías, Ignacio Prada, asegura que este año empezó “especialmente negativo”. Basta recordar que, durante el mes de enero, a la vuelta de las vacaciones de Navidad, estalló la quinta ola, lo que conllevó una nueva reducción de viajeros por encima de los habituales siendo casi un 22,7% menos que en 2019 “de ahí que afecta a la media de lo que llevamos de año”. De todos modos, la cifra es mejor que la de años anteriores En 2020 habían perdido el 41% de sus viajeros y el año pasado, un 29%, así que una cifra de un 18% es positiva. Por otro lado, Díaz considera que las mejoras pendientes podrían contribuir a animar a los viajeros a emplear el transporte público.


Entre los cambios previstos anteriormente se encontraba el proyecto de línea lanzadera plaza de Pontevedra-Marineda City, la mejora de las conexiones de Novo Mesoiro y Someso, además de reforzar la línea 14. Esos tres puntos condensan las mejoras en el mapa de líneas para este mandato.


Sin embargo, como ya se ha dicho, estos cambios generan mucha polémica. Basta recordar el escándalo que causó el trasladó de una simple parada, en la línea 11, de la avenida de Os Mallos a la de Arteixo. Al final, el Gobierno local tuvo que dar marcha atrás, aunque asegura que el traslado había sido solo temporal.

El nuevo concejal de Movilidad se compromete a “pequeñas mejoras” en el bus urbano

Te puede interesar