La natalidad se redujo a una tercera parte en las últimas cuatro décadas

Vista de un parque infantil en el centro de A Coruña| Patricia g. fraga

La sociedad ha ido cambiando notablemente con el paso de los años, hasta el punto que la tasa bruta de natalidad (el número de nacimientos por cada 1.000 habitantes) ha caído en picado. En el caso de la provincia coruñesa, estas cifras representan una tercera parte de las que se registraban hace cuatro décadas.

Según datos del Instituto Galego de Estatística (IGE), el pasado 2020 (el último con datos actualizados) se certificaban en la provincia 5,75 alumbramientos por cada millar de vecinos. En 1975 eran el triple, ya que el instituto estadístico recoge que eran 17,21 por cada mil habitantes.

Esta caída se notó más en las dos décadas posteriores a los setenta, ya que en 1990 se contabilizaban en la provincia 8,19 nacimientos, mientras que en el 2000 eran 7,25.

En los siguientes años, se certificaron altibajos, antes de la caída que se consolidó en 2020. Así, en 2010 aumentó esta tasa de natalidad hasta los 8,23 alumbramientos.



Edad media a la maternidad


El mencionado cambio social se aprecia también en la edad media de las madres en el momento de dar a luz, ya que en los últimos 45 años se ha visto incrementada en cinco años.

Así, mientras que en 1975 en la provincia la edad media de las madres era de casi 28 años (27,97), el pasado 2020 era de cinco más, casi 33 años (32,91).

En este caso, el cambio sí que ha sido paulatino y constante durante las últimas cuatro décadas y media, ya que en 1990 la edad media era de 27,98, mientras que cinco años más tarde era de 29,48. El siglo comenzó superando los 30 años (30,75) mientras que en 2010 se estableció en 32,02 años.

En comparación con el resto de regiones, A Coruña, junto a la provincia de Pontevedra (32,97) son las dos con una edad media para la maternidad más alta, superando la media de la comunidad gallega (32,84 años).



Estado civil


Otro de los aspectos, el más notable, de los cambios sociales en lo relativo a la natalidad se da en lo referente al estado civil de la madre.

Y es que en 1975, en la provincia coruñesa solo el 3,41% de los nacimientos que se daban eran de madres que no estaban casadas.

Poco a poco, esto ha ido cambiando y, en la actualidad, casi cinco de cada diez nacimientos son de madres que no están casadas. Concretamente, el pasado 2020, en la provincia coruñesa, el 47,93% de los nacimientos eran de madres no casadas.

Y a pesar de lo notable de esta evolución, la región coruñesa es la que presenta el porcentaje más bajo. Y es que, en 2020, tanto en el global de la comunidad gallega, como en las otras tres provincias, los nacimientos de madres no casadas representaban más de la mitad, mientras que 45 años antes también rondaban el 2% o el 3%.

El porcentaje de alumbramientos en este régimen asciende en el total de Galicia al 50,98% (en 1975 este tipo de nacimientos representaban el 3,35% del total), mientras que en la provincia de Pontevedra son 53,12% (El porcentaje cuatro décadas antes era mucho más reducido, del 3,84%). La tasa es aun más alta en la de Ourense, donde representan el 55,48% (45 años antes representaban el 2,51%); mientras que en la de Lugo son algo menos, el 51,64% (en 1975 eran el 2,3%). 

La natalidad se redujo a una tercera parte en las últimas cuatro décadas

Te puede interesar