La Lonja aumentará de nuevo su actividad tras el fin del paro de la flota pesquera

Pescaderías de la plaza de Lugo sin mercancía, la semana pasada | quintana

La Lonja de A Coruña verá aumentada su actividad desde esta misma mañana tras la interrupción del paro general de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras. El presidente de la Lonja, Juan Carlos Corrás, asegura que hoy se recuperarán las descargas de pesca de bajura y litoral, aunque eso sí, su reparto seguirá limitado por el transporte.

El hecho de que haya más mercancía también provocará que los precios bajen, ya que el pescado que se podía encontrar estos días en las pescaderías “tenían un coste moderadamente elevado”. Para normalizar del todo la situación y con la campaña de la sarda próxima, Corrás espera que el Gobierno central tome medidas efectivas contra el alza de precio del combustible, “que está destrozando diferentes sectores, entre ellos el pesquero, además de a los ciudadanos”.

Si estas ayudas no son eficaces, correría peligro la “importante” pesca de sarda este año, por lo que habría que esperar hasta 2023 para capturar a esta especie.



Balance


“Esperamos que la buena disposición sea cierta, porque este miércoles el combustible acumulaba una subida de veinte dólares diarios”, añade.

La situación en la Lonja en las pasadas jornadas ha sido complicada. “Llegó un barco del Gran Sol y hubo algún pesquero operando, pero la gran mayoría han secundado el parón. Estamos bajo mínimos y la crisis de transportistas no ha ayudado en nada”, explica el presidente de la entidad de A Coruña. Corrás destaca, además, que las medidas para frenar el alza del coste de la energía “ya va seis meses tarde. Hubo un incremento demencial que tan solo ha ido a más con el estallido de la guerra de Ucrania, y luego llegó el del combustible, aunque de forma más moderada”. A día de hoy, afirma, los barcos pesqueros trabajan “a pérdidas”, algo que no pueden asumir más tiempo.

La entidad ha pasado por una situación crítica y sigue afrontándola como puede. Este miércoles se encontraba a un10 % de lo habitual, con 22 toneladas desembarcadas. No obstante, a diferencia de la semana pasada, desde este lunes consiguieron abastecer al mercado nacional gracias a que se llegó a pactar “un corredor seguro”

Las pescaderías de la ciudad, desde el lunes, tienen pescado, pero tal y como aseguraron esta misma semana algunos placeros en los mercados municipales, “hay producto, menos, pero hay. Eso sí, quien lo quiere, tiene que pagar más en la subasta”.


El pasado viernes se dio la jornada más crítica, cuando la Lonja comenzó a destruir parte de las cuarenta toneladas de pescado que tenían almacenadas y sin poder distribuir a consecuencia del paro del transporte.


La situación es catastrófica. Estamos teniendo pérdidas considerables”, lamentó entonces Juan Carlos Corrás. Al no poder llevar la mercancía al mercado nacional, solo al local, tuvieron que almacenar en las cámaras frigoríficas entre cuarenta y cincuenta toneladas.

La Lonja aumentará de nuevo su actividad tras el fin del paro de la flota pesquera

Te puede interesar