Derriban una de las casas ruinosas que fueron okupadas en O Castrillón

Los operarios procedieron ayer a demoler una de las viviendas | quintana

Una de las casas en ruinas situadas en Casanova de Eirís que fueron objeto de altercados fue demolida ayer por sus propietarios, según confirmó el Ayuntamiento, que realizó los trámites pertinentes previos para derribarla.

El Gobierno local afirma que se puso en contacto con los dueños del inmueble para que tomase cartas en el asunto, después de que la casa fuera okupada y protagonizase también redadas de la Policía Local en los últimos meses por episodios relacionado con las drogas.

La colaboración de los propietarios de la vivienda fue máxima, indica el Ejecutivo, y ayer se procedió al derribo de la misma. La casa se encuentra junto a otras en el mismo estado en medio de un descampado donde abundan los desechos y las agujas.



Redadas policiales


El pasado noviembre los agentes municipales se presentaron en dos ocasiones en la casa, que se ubica en el cruce de Casanova de Eirís con Castrillón Agramonte. En un primer contacto descubrieron a una docena de individuos reunidos en la infravivienda, y detuvieron a uno de ellos que se hallaba en busca y captura. La segunda se limitó a una inspección sin incautaciones ni arrestos.


La vivienda tenía una sola planta y estaba totalmente rodeada de maleza, siendo imposible ver su interior 


Según los vecinos, se trata de un lugar donde abunda el trapicheo y es habitual descubrir jeringuillas tiradas en cualquier sitio. El lugar es una casa de un solo piso, rodeada completamente por la maleza, de manera que es imposible poder ver lo que ocurre en su interior y que facilita las cosas en caso de querer realizar actividades ilegales.

Se accede por un sendero que discurre por un descampado y justo enfrente se encuentran otras ruinas llenas de basura, donde también se trapichea desde hace años a pesar de las protestas vecinales.



Problemas


Precisamente, O Castrillón lleva años denunciando la venta de droga y el ambiente problemático en las chabolas mencionadas. Allí, según relatan, hay un grupo de personas que consumen drogas y molestan a los residentes, por lo que se ha transmitido una sensación de miedo generalizada. “Llevamos más de dos décadas soportando estas casas que quedaron ahí cuando expropiaron el terreno y ahora ha llegado gente problemática. A las 03.00 horas salen dando voces y creando problemas”, asegura un vecino del barrio.

Durante el día, tal y como relata, estos individuos se cruzan con familias que llevan a los más pequeños a la escuela y “les increpan, piden dinero, tabaco... la gente ya no sabe cómo reaccionar por el hecho de que hay drogas de por medio”, asegura el afectado. 

Derriban una de las casas ruinosas que fueron okupadas en O Castrillón

Te puede interesar