Los constructores solicitan novedades sobre la fachada marítima de la ciudad

La alcaldesa, en el centro, y a su izquierda el concejal de Hacienda, José Manuel Lage, y el de Urbanismo, Francisco Díaz, durante el acto de ayer | quintana

El contexto actual de crisis de suministros y aumento disparado de los costes de la energía parecen conjurarse para afectar a un sector que parecía llamado a convertirse en uno de los motores que sacarían a la economía de la crisis provocada por la pandemia. A esto hay que añadir otra clase de incertidumbres, provocadas por los vaivenes políticos: ayer se celebró en el Hotel Attica 21 el foro de inversión de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña (Appeco). En ella, su presidente, Diego Vázquez, expresó el interés de Apecco por proyectos como el de la fachada marítima, que el sector considera una gran oportunidad de desarrollo.


Los constructores estaban interesados en conocer los pormenores de las grandes actuaciones que se realizarán en el término municipal coruñés en los próximos años. Entre ellas, Vázquez citó el nuevo Chuac, la Cuarta Ronda, la estación intermodal pero, sobre todo, “a sociedade coruñesa espera polo que vai pasar cos terrenos portuarios, algo que agardamos tamén con esperanzas: cómo se vai desenrrolar”. Para Apecco, la urbanización de los muelles de Batería y Calvo Sotelo, así como San Diego e una segunda fase, “vai ser o futuro da cidade”. Y afirma que es necesario “un foro amplio donde teñan cabida todos os axentes”.


Por el pacto presupuestario

Conviene recordar que el proceso para reurbanizar los muelles se paralizó porque fue una de las condiciones de la Marea para pactar los presupuestos municipales. La alcaldesa siempre ha mantenido que no existe prisa para seguir adelante el proceso, a pesar de los continuos apremios por parte de la Autoridad Porturia. Por eso Rey no desveló ninguna incógnita a los presentes.


Lo que sí hizo es aprovechar la ocasión que le brindaba el desayuno para destacar la labor del Gobierno local en el ámbito de la construcción: en la licitación de obra pública, el número de licencias de cara a reactivar el plan urbanístico y el cumplimiento del periodo medio de pago a proveedores. En los últimos dos años se ha bajado este plazo de los treinta días obligatorios a los 28 actuales, como destacó la regidora, con la ventaja que supone para los proveedores de servicios. En lo que va de año se rebajó el tiempo medio a 22 días, lo que ha permitido a la regidora exponer su Gobierno como un ejemplo de empatía hacia la clase empresarial reunida en el salón del hotel en un acto patrocinada por Abanca.


Rey recordó que cuando llegó a la Alcaldía, en el año 2019, el importe de los contratos que se habían licitado hasta ese momento (del año) era de 3,5 millones de euros. Se concedieron 410 licencias, lo que permitió la construcción de 356 viviendas nuevas y el resto, de rehabilitación. En 2020, a pesar de la pandemia, el Gobierno local apostó por seguir impulsando al sector constructivo con el plan Presco (20 millones de euros en dos ediciones) se licitaron contratos por valor de 41 millones de euros, de los que 13 se destinaron a obra pública. Y se otorgaron 319 licencias más que en 2020, casi el doble.


En 2021 se concedieron 764 licencias de edificación, 354 más que el año previo a la pandemia. Más de la mitad de esas licencias, 460 son para la construcción de obra nueva como a Torre Hábitat en Someso (100 viviendas), el nuevo edificio de Metrovacesa en Eirís (111 viviendas) o los edificios en el Ofimático de 90 e 24 viviendas respectivamente. Recordó que este sector, el constructivo, fue “esquecido” durante el año pasado, pero que no es el caso de su Gobierno local. En cuanto a la fachada marítima, dijo Rey, “lo dejaremos para un monográfico”.

Los constructores solicitan novedades sobre la fachada marítima de la ciudad

Te puede interesar