El Domingo de Ramos vuelve a ver desfilar a La Borriquilla tras dos años sin poder salir por la pandemia

La imagen de La Borriquilla y la bendición de los ramo /Patricia G. Fraga

La procesión de La Borriquilla regresaba hoy, Domingo de Ramos, a las calles coruñesas tras dos años sin poder salir a causa de la pandemia.


Rodeada de una multitud de personas, la llamada procesión de los niños partía en la mañana de hoy  de la iglesia de los Capuchinos y enfrentaba el primer tramo de Federico Tapia entre aplausos de los cientos de presentes en las calles y de los vecinos, desde sus balcones.


Tras la imagen de la borriquilla se encontraba la representación institucional, presidida por el delegado territorial de la Xunta, Gonzalo Trenor, y por el concejal de Turismo, Juan Ignacio Borrego. Tras ellos, también desfilaban miembros del PP local, como Rosa Gallego o Nazareth Cendán, así como el senador Miguel Lorenzo. La representación popular también se encontraba bajo la imagen, ya que el concejal Antonio Deus fue uno de los cofrades que cargaron la misma por las calles coruñesas.

Los niños fueron los grandes protagonistas de la procesión, no solo entre el público, sino dentro de la misma, cargando alguna de las banderas de la cofradía, así como ramos y palmas.

La banda de Astorga fue una de las encargadas de amenizar la mañana de hoy . La procesión siguió su curso hasta la plaza de Vigo, donde se procedió a la bendición de los ramos, producto que se multiplicaba hoy por las calles coruñesas, con personas vendiéndolos a las puertas de los templos.


Tras la bendición, el recorrido de la imagen de La Borriquilla continuó su curso por las calles del centro de la ciudad, antes de dar la vuelta y regresar a la iglesia de Federico Tapia.







Ecce Homo Cautivo


El Domingo de Ramos continuó por la tarde con otra procesión, la del Ecce Homo Cautivo, que partió de la iglesia de la Orden Tercera, en la plaza de Carlos I.

El paso, organizado por la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, realizó un recorrido lento por las calles del casco viejo coruñés, haciendo una parada en la plaza de Azcárraga.

Al igual que en la de la mañana, la procesión fue seguida por numerosas personas, que dieron así inicio a la primera de las ocho jornadas consecutivas con procesiones en la ciudad. Tras dos años de pandemia, los coruñeses quisieron retomar esta tradición, consolidando así su importancia para la ciudad.




Betanzos


En el área también salieron los pasos a la calle, como en el caso de Betanzos, donde desfilaron el de la Entrada de Jesús en Jerusalén y el del Niño en la Cruz.

Seguidos también por más centenares de personas, partieron de la iglesia de San Francisco, acompañados por la música de la Banda Naval Viveiro.


El Domingo de Ramos vuelve a ver desfilar a La Borriquilla tras dos años sin poder salir por la pandemia

Te puede interesar