Los bomberos atrapan a una gaviota que se coló en una cocina de Os Mallos

Una gaviota posada en una calle coruñesa / JAVIER ALBORÉS

Los Bomberos capturaron ayer por la noche una gaviota que se había atrevido a colarse por la ventana de un domicilio en la calle de San Luis, en Os Mallos. El incidente, que tuvo lugar pasadas las once de la mañana, sorprendió a los habitantes de la casa, que debido a la ola de calor, habían dejado abierta la ventana sin sospechar que podría entrar por ella un visitante inesperado. 

 

El pájaro, de gran tamaño, se apoyó en el tendedero y, una vez allí, quizá atraído por la visión de comida, decidió entrar en la cocina. Cuando los residentes de la casa escucharon el ruido y vieron al pájaro, no se atrevieron a expulsarlo por sus propios medios, así que llamaron a los servicios de emergencia. Los Bomberos consiguieron reducir al pájaro en lo que uno de ellos denominó irónicamente "cruenta batalla" y luego lo introdujeron en una jaula con la que cuentan para estos casos. Una vez en la calle, la liberaron y el ave remontó el vuelo. 

 

Hay que tener en cuenta que es muy raro que una gaviota se cuele en el interior de un domicilio. Lo habitual es que se las rescate cuando están atrapadas en el interior de un patio de luces, dado que no pueden volar verticalmente para escapar. Sin embargo, durante la pandemia, se llegó a reportar casos en los que estas aves, conocidas oportunistas,  se habían colado en viviendas, presumiblemente porque no encontraban comida en la calle debido al confinamiento y a la reducción de la actividad hostelera. 

Los bomberos atrapan a una gaviota que se coló en una cocina de Os Mallos

Te puede interesar