Los autónomos que busquen emprender, abocados a asumir rentas “desorbitadas”

Ambiente en la calle Real, una de las áreas con los alquileres de locales más elevados | patricia g. fraga

La actual coyuntura económica ahoga también a los autónomos, que tienen que enfrentarse a un incremento en las facturas que hace “temer lo peor”. El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Galicia (ATA Galicia), Rafael Granados, asegura que el último balance realizado estima que “tres de cada cuatro autónomos han tenido que subir los precios” en sus negocios para tratar de sacar beneficios al terminar el ejercicio. Además, las oportunidades para emprender se ven abocadas a asumir alquileres “desorbitados” para lograr una rentabilidad. Este aumento de los costes se puede percibir en comercios de alimentación de primera necesidad, textil u hostelería. “Lo que ahora cuesta el gas, la luz, el combustible y las materias primas hace que estemos luchando por una base de cotización de autónomos ajustada a la realidad”, señala. 
 

El futuro más próximo, además, no muestra una imagen mucho más amable. “En verano la gente se va de vacaciones y se espera que sea un verano más caro. Veremos cómo están los precios a la vuelta con la compra de materiales para los colegios, uniformes, etc”, comenta Granados.

 

Esperanzas

La palabra que mejor define la realidad de los autónomos es “incertidumbre”: “Buscamos que, por lo menos, se pague lo menos posible de cuota y que se adecue a los ingresos”. Las esperanzas para las personas que quieran emprender un negocio ahora mismo tampoco son muy buenas. El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Galicia considera que es “muy complicado” tomar esta decisión a día de hoy, ya que “la guerra sigue, hay inflación y las subidas de precios son cada vez mayores”. 
 

A la hora de abrir un negocio, otro factor entra en juego, y ese es la localización. Cuanto más céntrico esté el local, más alto será el alquiler del mismo. “Hay mucho comercio vacío y determinadas zonas donde el arrendamiento es muy caro. También hay que tener en cuenta que, a medida que se cierran locales en los barrios, estos pierden valor”. 
 

El área de la plaza de Lugo es la que más demanda tiene por rentabilidad, al igual que todo el centro de la ciudad, aunque los costes son muy altos. Por el contrario, barrios como Os Mallos, Agra do Orzán y la calle Barcelona, “no atraen a los emprendedores a día de hoy”. Granados echa la vista hacia otras ciudades europeas, donde, relata, “los barrios quedan relegados a ser zonas dormitorio y la actividad comercial se concentra en el centro, exceptuando ciertos tipos de comercio determinados, como el de primera necesidad”.
 

La conclusión que saca el presidente de ATA Galicia es que hay distritos “muy afectados por la inseguridad y las quejas vecinales. Donde hay comercio, hay luz, y donde hay luz, hay seguridad”. Por ello, lo único que les queda a los emprendedores es “asumir precios desorbitados o no compensa”, concluye.
 

Los establecimientos destinados al ocio, hostelería y restauración son los que se han encarecido más en A Coruña, y el valor de los inmuebles “va en función de su ubicación, estado de conservación y reforma, metros de fachada y cristalera, entre otros factores”, según el último informe elaborado por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

Los autónomos que busquen emprender, abocados a asumir rentas “desorbitadas”

Te puede interesar