El Ayuntamiento declara el estado de emergencia por la basura acumulada

La concesionaria trabaja en turnos de mañana y tarde para tratar de ponerse al día, y ha contratado más personal para retirar toda la basura acumulada | quintana

Después de seis días de sabotajes en el servicio de recogida de basura, con las calles llenas de desperdicios, la alcaldesa, Inés Rey, decidió declarar la emergencia sanitaria en la ciudad. “Esto es insostenible”, comentó. Eso significa que el Gobierno local contratará por un procedimiento extraordinario a otra compañía, Tragsa, para que retire los residuos que la actual concesionaria PreZero, no puede retirar: sus niveles de recogida han caído a la mitad desde que comenzó el conflicto sindical.

El servicio extraordinario de recogida de basura y limpieza viaria comenzará hoy, y se prolongará hasta dejar las calles limpias. Pero el problema no se limita a la recogida de basura: también el servicio de limpieza viaria ha reducido su efectividad. Ambas concesiones tienen como sindicato mayoritario a STL, que ha condenado reiteradamente los sabotajes. El presidente de comité de empresa de PreZero, José Luis Varela, ha reaccionado solicitando una reunión con los responsables municipales.



Incidentes


La alcaldesa expresó su disgusto por el reguero de incidentes que vivió la ciudad la semana pasada: camiones con las ruedas pinchadas, dos de ellos incendiados, más de una docena de contenedores incendiados, trabajadores súbitamente indispuestos, camiones averiados... La madrugada del domingo al lunes fue la primera en seis días en los que no se registraba un acto vandálico pero, aun así, gran parte de los camiones regresaron de vacío, en medio de la ruta, después de sufrir averías repentinas. STL alega que los camiones son muy viejos. “Algunos tienen casi 30 años”; justifica Varela.

“Esta situación afecta al servicio llegando a no recogerse la basura en zonas enteras de la ciudad y, cuando se recoge, no se realiza de forma completa”, denunció Rey, que asegura que no tiene constancia de ningún conflicto laboral y que no se le ha notificado ninguna huelga. “La prestación real es completamente deficiente y puede generar un peligro de salud pública, por la basura por la suciedad y por la situación obvia para cualquier ciudadano, y el servicio de limpieza, al que se le ha pedido que refuerce la actividad, tampoco está desarrollando el servicio con normalidad”.

El Ayuntamiento ya había tomado medidas tras el ataque vandálico del martes al miércoles cuando siete camiones amanecieron con todas las ruedas pinchadas. A la noche siguiente, un dispositivo extraordinario de Policía Local de ocho patrullas acompañó a los camiones, aunque no pudo impedir que ardiera uno, si identificó a varios sospechosos de la quema de contenedores. Desde entonces, se ha mantenido la vigilancia. Por su parte, PreZero ha contratado más personal, ajeno a la plantilla, para recoger la basura, pero apenas llega a la planta de Nostián la mitad de la carga habitual.

“En estos seis días, no han sido capaces de garantizar la normalidad–dijo Rey, refiriéndose a PreZero y a la UTE Atlántica, de limpieza viaria–. La ciudad no puede ser rehén de un conflicto. La contratación extraordinaria afecta a las dos para garantizar la salubridad pública. Y dispone el inicio de los procedimientos para sancionarlas por incumplimiento del contrato. Tendrán que asumir el pago, empezado por el coste de estas contrataciones”. 

El Ayuntamiento declara el estado de emergencia por la basura acumulada

Te puede interesar