El 40% de los socorristas que vigilaron las playas coruñesas el año pasado no lo harán en este

La colocación de las casetas de los socorristas comenzó en la mañana de ayer | patricia g. fraga

A pesar de que el cielo tormentoso de ayer parecía desmentirlo, lo cierto es que el verano se acerca a marchas forzadas, y con él, la temporada de baño, que comienza el 15 de este mes, como ya es tradicional. Una de las señales de que el está próximo es que ayer comenzaron a instalar las casetas de los socorristas en los arenales de Orzán y Riazor, una señal tan inequívoca como la desaparición de la duna protectora. Pronto aparecerán los socorristas, muchos de los cuales serán caras nuevas, puesto que el 40% de los que vigilaron los arenales en A Coruña no repetirán.

Es un porcentaje muy alto que se explica por las grandes transformaciones que está viviendo el trabajo del socorrista, cada vez más profesionalizado. Este año la Xunta cerró el registro provisional que permitía a los salvavidas con titulaciones antiguas seguir trabajando. Otro factor importante es la renovación habitual en este trabajo, donde rara vez permanece nadie, porque el mal tiempo que reina la mayor parte del año impide prolongar la época de trabajo más allá de dos meses o en los municipios grandes como A Coruña, en tres, al revés que en el sur, donde pueden trabajar hasta nueve meses al año.



Fichaje


En todo caso, Federación de Salvamento y Socorrismo de Galicia (Fessga), la concesionaria del servicio de socorrismo de este año, ya estaría a punto de finalizar el fichaje de socorristas, un proceso que cada vez es más difícil por la escasez de profesionales, por la razones señaladas anteriormente. En total, son unos cincuenta socorristas, a los que hay que añadir otros profesionales.

Es básicamente el mismo equipo que el año anterior, a pesar de que este verano tendrán que vigilar un punto más: la “nueva” zona de baño en O Parrote. El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado considera que la plataforma de 30x20 metros anunciada por la Xunta servirá para crear una “piscina marítima” que responde a una demanda social. 


Este año se incluirá bajo la vigilancia de los salvavidas la nueva zona de baño que se abrirá en  O Parrote 


Una primera fase, que incluye el balizamiento de la zona, estaría lista para este verano. “Que se pueda hacer con garantías, calidad, seguridad y permitiendo ampliar la actividad de ocio”, explica el presidente del Puerto. Conviene que recordar que el Ayuntamiento ya pensaba autorizar el baño allí el año pasado, pero faltó tiempo para preparar el servicio de socorrismo, algo que tendrá ahora, cuando se ponga en marcha la fase uno. La infraestructura no estará completa en servicio hasta 2023.

Por otro lado, el público siempre se ha dado un chapuzó en la zona, estuviera permitido o no, pero cuando se instale la plataforma es previsible que invite a lanzarse de cabeza, lo que siempre es peligroso. Y todavía el Ayuntamiento no ha aclarado hasta qué punto la seguridad será permanente en la zona. 

El 40% de los socorristas que vigilaron las playas coruñesas el año pasado no lo harán en este

Te puede interesar