La Policía Local irrumpe en una fiesta ilegal en una nave de A Grela

Jóvenes en al calle Socorro, en una imagen reciente
|

La noche de del sábado al domingo destacó por el alto número de infracciones a la normativa sanitaria que fueron registradas por la Policía Local. La mayor parte, en un lugar insólito: una nave del polígono comercial de A Grela, donde los agentes municipales descubrieron que se estaba celebrando una fiesta ilegal. Docenas de personas se encontraban en su interior sin respetar ninguna precaución, en un edificio que no contaba con licencia para dedicarse a la hostelería, lo que es lógico, puesto que se trataba de un almacén que contenía utilería cinematográfica.


Los agentes municipales descubrieron qué estaba ocurriendo en el transcurso de una patrulla rutinaria, cuando observaron a un grupo de jóvenes frente a la nave, algo muy inusual durante la noche en un polígono comercial. Los agentes descubrieron enseguida que se trataba de una fiesta y de que estaban cobrando la entrada, así que presuntamente funcionaba como una discoteca.


Tras desalojar el lugar de todo el público que encontraron en su interior, denunciaron a uno de los clientes porque se negó a identificarse y al local por carecer de licencia para esa actividad, así como por incumplimiento generalizado de la obligación de portar mascarilla, haber puesto música, un posible exceso de aforo, entre otras infracciones a la normativa sanitaria.


Locales infractores

Tampoco todos los locales con licencia respetaron escrupulosamente la normativa. Durante la noche del sábado, varios de ellos fueron sancionados por uno u otro motivo, como el establecimiento situado en la confluencia de Ronda de Nelle con la avenida de Finisterre, denunciado por permitir la presencia generalizada de personas sin mascarilla, así como por abrir fuera de horario. O la denuncia a un pub del callejón de la Estaca por un exceso de aforo, por no tener cartelería sobre covid y, nuevamente, porque había permitido que sus clientes permanecieran en el local sin mascarilla. Además, se denunció a tres clientes por no usar la mascarilla y una por negativa a identificarse.


Los agentes también visitaron la calle Perillana donde nuevamente descubrieron un bar donde se habían cometido varias infracciones: tenía exceso de aforo y había permitido que sus clientes salieran a la calle para consumir bebidas alcohólicas. Además, tenía licencia de cafetería y no de pub, así que no debía estar abierto a altas horas de la madrugada.


De allí los agentes se desplazaron a la calle Olmos, donde se encontraron otro establecimiento que se dedicaba a la hostelería careciendo de licencia. Además, tenía puesto hilo musical, y, nuevamente, permitía que sus clientes permanecieran en el interior sin llevar puesta la mascarilla de forma generalizada, además de carecer de cartelería y gel.


Muy cerca, en Panaderas, se denunció a dos clientes sentados en la terraza de un pub porque estaban fumando.


Aumento de vigilancia

Se trata de la primera noche en mucho tiempo que el 092 impone tantas sanciones. Hay que recordar que, en los últimos meses, el conflicto laboral entre el Ayuntamiento y la plantilla, que exigía que se modificara el plus de peligrosidad para que se compensara más a los agentes que patrullan las calles, provocó que, como medida de presión, los policías dejaran de realizar horas extras.


Como los dispositivos extraordinarios, como el nocturno de fin de semana, se alimenta de agentes voluntarios que cobran horas extras, no hubo más remedio que reducir la vigilancia. Sin embargo, a finales del mes pasado, ambas partes llegaron a un acuerdo y negociarán el plus de peligrosidad a partir del año que viene. Esto ha permitido volver a poner hasta ocho patrullas en las calle los fines de semana. El resultado en forma de sanciones no se ha hecho esperar.


Continúan los desalojos en la calle Socorro y sus alrededores para evitar los botellones

Los vecinos de Ensenada del Orzán protestan rutinariamente por las molestias que el ocio nocturno crea en la calle Socorro sus alrededores todos los fines de semana. Alrededor de su plaza viven cerca de 100 familias que tienen que soportar ruidos. “Tres noches a la semana se reúnen un número elevado de personas hasta altas horas de la mañana a celebrar fiestas con bebidas alcohólicas y altavoces inalámbricos a un altísimo volumen”, señalan en un comunicado desde la asociación. Los vecinos sostienen que llaman repetidas veces al 092 a lo largo de la noche pero que la policía raramente acude a solucionar el problema y cuando lo hace, simplemente dispersa a los jóvenes pero no sanciona y no confisca los altavoces.


Sin embargo, la Policía Local desalojó ayer no solo la calle Socorro, sino la plaza de Juan Naya, Picos, Perillana y calle Sol. Además, dos jóvenes fueron denunciados en la calle Socorro a la altura de su número 24 por participar concentraciones para beber en la calle, tres fueron denunciados por orinar en la vía pública, uno en la plaza de María Auxiliadora, otro en calle Socorro y otro en el Centro de Ocio del puerto.

La Policía Local irrumpe en una fiesta ilegal en una nave de A Grela