Galicia revindica el papel de su Parlamento en su 40 aniversario

Miguel Santalices y Alberto Núñez Feijóo descubren una placa junto a los portavoces de los grupos/EFE/Lavandeira jr.
|

El Parlamento gallego ha celebrado este domingo una sesión solemne con motivo del cuarenta aniversario de su sesión constitutiva, en la que su presidente, Miguel Santalices, ha reivindicado el papel "nuclear" en la democracia y en la historia de Galicia de la institución.


El Parlamento de Galicia se constituyó el 19 de diciembre de 1981 en el pazo de Xelmírez, cedido por el Arzobispado de Santiago y, seis meses después, pasaría a reunirse en el pazo de Fonseca, cedido por la Universidad de Santiago, donde permanecería hasta marzo de 1989, cuando mudó a su sede actual, el pazo do Hórreo.


Ha sido una sesión en la que han intervenido el propio presidente del Parlamento, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y los portavoces de los tres grupos parlamentarios, Pedro Puy (PPdeG), Ana Pontón (BNG), y Gonzalo Caballero (PSdeG), y a la que han asistido distintas autoridades de toda Galicia.


Además de destacar el papel nuclear del Parlamento, Miguel Santalices ha reivindicado en su discurso la plena vigencia de esta institución democrática y ha alertado de quienes la "quieren devaluar".


Ha destacado la necesidad de que la institución se adapte a los cambios necesarios de forma democrática que pida cada momento histórico y también ha defendido unos representantes públicos "que hablen como la gente y que escuchen a la gente" para dar soluciones a sus problemas e inquietudes comunes y también para buscar acuerdos y que mejoren la vida de todos los ciudadanos.


El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha hecho hincapié en que los últimos cuarenta años de la historia de Galicia "no tienen parangón en ninguna otra época", un periodo "sin precedentes" y que hay que reivindicar y reafirmar "para no perder la perspectiva".


"No es casual que el marco de convivencia autonómica, su corazón, sea el Parlamento", ha afirmado Núñez Feijóo, una institución ligada "al progreso constante" de los pueblos más avanzados del mundo.

El presidente gallego ha recordado que el Parlamento llega de la mano del Estatuto de Autonomía y que éste es "hijo de la Constitución", por lo que en su opinión, la Transición democrática española y gallega son "una ruptura con la leyenda negra y las largas noches de piedra".


"Este Parlamento está emparentado con las mejores estirpes democráticas del mundo", ha defendido Núñez Feijóo, que ha reivindicado la autonomía gallega y el trabajo de quienes lograron el Estatuto de 1936 -que no llegó a entrar en vigor por la Guerra Civil- como el de 1981.


"El galleguismo es autonomista y el autonomismo es galleguista, con un doble sustento en la Constitución y en el Estatuto", ha dicho Núñez Feijóo, para quien el Parlamento gallego y sus instituciones autonómicas se imponen a viejas ideas sobre la soberanía "ampliamente superadas" y son una barrera contra quienes "intentan destruir las autonomías estables y asentada por proyectos ilusorios y anacrónicos y que fomentan la ruptura social".


"Hoy conmemoramos solemnemente el nacimiento de un hogar común en el que todos juntos vivimos una Galicia que otros solamente pudieron soñar", ha concluido Núñez Feijóo, que ha tenido un recuerdo especial para cuatro diputados autonómicos: Xerardo Fernández Albor, Manuel Fraga, Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño, expresidentes gallegos.

Galicia revindica el papel de su Parlamento en su 40 aniversario