Los ricos también tienen mal de ojo

Cayetano, concentrado | ep
|

A priori no parece que Cayetano Martínez de Irujo sea una persona con mala suerte, pero se ve que las apariencias engañan, porque ahí donde lo vemos él mismo ha confesado que fue víctima de un mal de ojo para el que necesitó la ayuda de un exorcista. Cuenta el conde de Salvatierra que tener siete accidentes “inauditos” en apenas unos meses le hizo sospechar que aquello no era solo una mala racha y acabó por ponerse en manos de profesionales de las maldiciones que acabaron por llegar a la conclusión de que el responsable era alguien cercano. La envidia es muy mala.

Los ricos también tienen mal de ojo